Como se arma un Plan de Negocios

Estructura de un Business Plan

1. Resumen ejecutivo
2. Descripción del producto y valor distintivo
3. Mercado potencial
4. Competencia
5. Modelo de negocio y plan financiero
6. Equipo directivo y organización
7. Estado de desarrollo y plan de implantación
8. Alianzas estratégicas
9. Estrategia de marketing y ventas
10.Principales riesgos y estrategias de salida

1. Resumen ejecutivo

El objetivo de un resumen ejecutivo es captar el interés de los potenciales inversores, por ello debe contener un breve resumen de los aspectos más importantes del Plan de Negocio.

Los principales elementos a contener son:

- La idea del negocio: su exclusividad respecto a productos/servicios existentes.
- Público objetivo: principales características y su encaje con el perfil de usuarios de Internet.
- Valor del producto/servicio para ese público objetivo.
- Tamaño de mercado y crecimiento esperado.
- Entorno competitivo.
- Fase actual de desarrollo del producto, especificando las necesidades de desarrollo adicionales a realizar.
- Inversión necesaria.
- Hitos fundamentales durante el funcionamiento del negocio
- Objetivos a medio/largo plazo.

2. Descripción del producto y valor distintivo

Este capítulo debe contener una explicación detallada del concepto básico y de las características del producto o servicio a ofrecer.

Descripción general del producto

- Funcionalidades básicas
- Soporte tecnológico
- Origen de la idea de negocio

Valor distintivo para el consumidor:

- Público objetivo al que va dirigido y necesidades que satisface.
- Especificación del valor único y distintivo del nuevo producto o servicio a lanzar desde la óptica del cliente, explicando la diferenciación con la oferta actual de productos del resto de competidores del mercado.

3. Mercado potencial

Mercado

- Descripción del mercado.
- Tamaño de mercado (volumen de ventas, rentabilidad, etc.)
- Grado de consolidación del sector.
- Factores clave de éxito de este mercado.
- Barreras de entrada y salida.
- Evolución y crecimiento:.
- Ritmo de crecimiento histórico y futuro.
- Tendencias .

Público objetivo

- Segmentación de clientes en base a criterios bjetivos.
- Tamaño de mercado para cada segmento de consumidores.
- Principales factores de crecimiento en cada segmento.
- Porcentaje de número de clientes a captar respecto al volumen del mercado.
- Volumen de ventas por segmento.
- Rentabilidad esperada de cada segmento de mercado.
- Segmento de mercado más atractivo.
- Factores clave de compra para los consumidores.

4. Competencia

Barreras de entrada

- Competidores existentes.
- Comparación de estos en base a los siguientes parámetros: volumen de ventas, precios, crecimiento, cuota de mercado, posicionamiento, líneas de producto, segmentación de clientes, canales de distribución, servicio de clientes.
- Estrategias de los competidores: público objetivo, estrategias de marketing.
- Descripción de sus fortalezas y debilidades.
- Ventaja competitiva respecto a los competidores.
- Potencial reacción de tus competidores ante el lanzamiento del nuevo negocio.

5. Modelo de negocio y plan financiero

No sólo es necesario que el valor distintivo del producto sea capaz de generar una base suficiente de clientes, sino que deberá explicarse cómo se les extraerá valor. Detalle de todas las líneas de ingresos. En su caso especificar cuáles han sido ya probadas.

Plan financiero

Requisitos fundamentales de una planificación financiera son:

- Cuenta de resultados: especificando las partidas de engresos y costes con sus hipótesis implícitas (Es muy importante justificar las hipótesis de crecimiento de ingresos y gastos realizadas; un buen indicador es la comparación y justificación de esos mismos parámetros conforme al crecimiento del mercado.
- Proyecciones de cash flow, especificando cuando se alcanzará el breakeven (después de la generación de cash flow positivo).
- Balance.
- Previsiones de 3 a 5 años; al menos un año posterior al breakeven.
- Valoración de la compañía.
- Necesidades de financiación.

El Plan financiero debe estar detallado para los primeros dos años (mensual o trimestral), y posteriormente anual. Todas las cifras deben estar basadas en hipótesis razonables: sólo las principales deben estar razonadas en el Plan de Negocio.

6. Equipo directivo y organización

Equipo directivo

Esta sección es la segunda en la que se suelen fijar los inversores, después del resumen ejecutivo, quieren saber si el equipo directivo es capar de llevar a cabo el negocio: "I invest in people, not ideas".

Un equipo directivo potente ha de tener una visión común y capacidades complementarias.

Este capítulo debe contener:

- Miembros del equipo directivo con su perfil: educación, experiencia profesional, éxitos en el mundo laboral.
- Experiencia o habilidades del equipo directivo necesarias para llevar a cabo el proyecto: qué capacidades/experiencias tienen los miembros del equipo que hagan posible la puesta en marcha y gestión del nuevo negocio. Cómo encaja su perfil con las nuevas necesidades del negocio.
- Capacidades que faltan: detallando cómo se piensan cubrir y por quién.
- Misión/objetivos que persigue el equipo directivo al montar el negocio: cuál es su verdadera motivación.

Qué buscan los inversores

- ¿Ha trabajado el equipo directivo juntos con anterioridad? - ¿Tienen experiencia laboral significativa previa?¿Son los fundadores conscientes de sus debilidades y van a ser capaces de hacerlas frente?
- ¿Tienen los fundadores claro sus futuros roles? ¿Están claros los % de capital?
- ¿Estarán a tiempo completo en el futuro proyecto?
- ¿Tienen todos los miembros un objetivo común, o existen discrepancias?

Organigrama

- Descripción de las funciones principales, personas, responsabilidades... Es necesario asignar cuáles son las responsabilidades de cada miembro del equipo y cual es el sistema de delegación que se establece.
- El diseño organizativo ha de permitir la flexibilidad de la organización, adaptable a nuevas circunstancias y a crecimientos elevados.

7. Estado de desarrollo y plan de implantación

Estado de desarrollo del producto/servicio

Todo inversor querrá minimizar su riesgo, por tanto hay que darle una explicación detallada del estado de avance de la idea de negocio.

Desarrollo tecnológico: fase en la que se encuentra (desarrollado, en fase de desarrollo...). Si existe un prototipo desarrollado se debe presentar, o si se ha podido testar el producto ante algún consumidor piloto, se deben presentar los resultados.

Plan de implantación

Es necesario realizar un plan de todas las actividades necesarias para poner en marcha la empresa, así como para identificar las necesidades de financiación reales.

- Calendario de implantación: principales actividades y responsables.
- Principales hitos: momento de alcanzarlos, e interconexiones con el resto de actividades.
- Principales interconexiones entre los distintos grupos de trabajo (marketing, operaciones...)

8. Alianzas estratégicas

Cuántas, con quién, grado de desarrollo de las mismas, condiciones, etc.

9. Estrategia de marketing y ventas

Este apartado debe contener dos apartados básicamente: el posicionamiento/diferenciación del producto y la estrategia de marketing a seguir para alcanzar los objetivos de tráfico y de facturación fijados.

Posicionamiento

- Tipo de posicionamiento: descripción de las características distintivas del producto respecto a la competencia: percepción distintiva o única del clientee.
- Diferenciación: como se espera mantener en el tiempo dicho posicionamiento.

Estrategia de marketing

En este apartado se debe especificar cuál va a ser la estrategia a seguir para captar el volumen de usuarios deseados y cuál va a ser su coste de adquisición.

En la estrategia de marketing se debe detallar:

- Principales medios utilizados para la comunicación, entre online y offline.
- Interlocultores o proveedores de servicio con los que se pretende trabajar: empresas de publicidad, empresas de venta de banners.
- Coste de adquisición y fidelización por usuario.

Si se trata de un nuevo negocio, es preciso detallar cómo se pretende realizar la campaña de lanzamiento, detallando los medios que se van a utilizar. Una vez explicada ésta, es necesario describir los programas definidos para continuar con la adquisición de clientes y fidelización de los ya existentes. Es muy importante en el mercado de Internet tener programas de adquisición y fidelización muy potentes que permitan continuar con el crecimiento esperado

Objetivos de métricas

En este apartado se debe dar un resumen de las ambiciones del negocio en cuanto a las principales magnitudes operativas y volúmenes de facturación en un futuro.

- Objetivos de tráfico a corto y medio plazo.
- Usuarios únicos (reach sobre el mercado que implica).
- Usuarios registrados.
- Páginas vistas.

10. Principales riesgos y estrategias de salida

Riesgos

Podríamos diferenciar dos tipos de riesgos: los propios del mercado y los intrínsecos del proyecto en sí.

Riesgos básicos que afectan al mercado:

- Crecimiento menor del esperado.
- Incertidumbre propia del sector de la alta tecnología, que puede dar lugar a discontinuidades considerables en períodos cortos de tiempo.
- Coste mayores a los previstos.
- Riesgos del negocio en sí.
- Entrada inesperada de un competidor.
- Falta de encaje entre el producto y las necesidades que cubra del público objetivo.

En la evaluación de los riesgos que pueden afectar al negocio, es necesario incluir medidas concretas para hacer frente a dichos riesgos y una valoración alternativa de la compañía si se variasen algunos de los parámetros clave del modelo; como por ejemplo, tasa de crecimiento de usuarios, etc.

Estrategias de contingencia

En todo Plan de Negocio es necesario incluir un capítulo en el que se incluyan posibles estrategias de contingencia en caso de que el negocio no alcance los objetivos revistos.

Algunas de las estrategias de contingencia más comunes pueden ser:

- Alianza con alguno de los principales líderes globales en el entorno de Internet o con un consorcio de ellos.
- Venta total o parcial de la compañía a una empresa del sector más potente, que pueda impulsar el crecimiento de la compañía.
- Venta o explotación de la tecnología y su patentes.
- Venta de la base de clientes.

Caracteristicas del emprendedor

Antes de comenzar a poner una idea sobre papel y que se convierta en realidad, debemos conocer las carácterísticas de todo emprendedor.

El concepto de emprendedor suele generar dudas. ¿Como se si yo soy un emprendedor? Es posible encontrar muchas definiciones sobre el concepto de emprendedor. Sin embargo hay ciertos aspectos comunes en todas ellas. Un emprendedor – a fines prácticos dejaremos de lado el concepto de emprendedor corporativo o intrapreneur- es aquella persona que ha convertido una idea en un proyecto concreto, ya sea una empresa con fines de lucro o una organización social, que esta generando algún tipo de innovación y empleos. No todos los emprendedores son iguales, si embargo podemos mencionar algunas características esenciales que todo emprendedor debe tener para alcanzar sus objetivos:

• Disponer de gran energía: al comenzar un proyecto nos encontraremos con dificultades. Para poder enfrentarlas y superarlas debemos contar con suficiente energía física y mental, para no dejarnos abatir ante el primer tropiezo. La pasión con la que realicemos nuestro emprendimiento será el motor que nos impulsará para llegar a la meta. Pero la energía que empleemos debe ser racionalizada, y tenemos que tener la capacidad para saber dónde, cuándo y con qué intensidad utilizarla. Por ello es muy importante asumir el mando haciendo cumplir tres acciones importantes: pedir, delegar y supervisar.
• Pensar como Emprendedor: es necesario tomar riesgos, lanzarse a la aventura de recorrer caminos inexplorados y encontrar ideas innovadoras. La creatividad y originalidad se convierten en dos componentes básicos en la mente de un emprendedor, sin perder nuestro sentido crítico que nos permita evaluar la marcha de nuestro proyecto y realizar las correcciones que sean necesarias.
• Creer en el propio proyecto: en muchos casos encontraremos barreras para llevar adelante nuestro proyecto. La primera barrera con la que se encuentra un emprendedor es la cultural, que esta presente en las sociedades que no reconocen o celebran la figura del emprendedor. Tendremos que estar convencidos de nuestro proyecto y de que es la forma de vida que queremos seguir pues probablemente las críticas de nuestro propio circulo social – familia, amigos, colegas- sea el primer obstáculo a sortear.
• Dedicar el 100% del tiempo, recursos y esfuerzos: En tu emprendimiento, tú serás tu propio jefe y también el líder de tu equipo. Nadie estará mas interesado que tu en que tu negocio funcione y logre los objetivos. Por lo tanto tendrás que dedicar todo tu tiempo, recursos, ingenio y esfuerzos en tu emprendimiento.
• Disfrutar de los desafíos: es propio del ser humano sentir estrés ante situaciones de cambio o riesgo, que ni nuestro entusiasmo y energía por lo nuevo, podrían combatir. Debemos estar preparados para no dejarnos vencer en momentos de crisis, ser capaces de organizarnos y tener a su vez la flexibilidad para garantizar un resultado final exitoso.
• Ver al fracaso como el camino hacia el éxito: un emprendedor es comparable a esos muñecos que se caen y se vuelven a levantar. Muchos emprendedores han vivido varios fracasos empresariales antes de lograr un éxito.
• Estabilidad en las relaciones personales: un emprendedor trabaja en equipo y debe establecer un clima de armonía en sus relaciones personales, con sus compañeros de trabajo, sus proveedores, sus clientes. Por lo que deberá mostrar buena disposición para trabajar en conjunto y no dejar que el ´´aire se contamine´´ con las experiencias fallidas e insatisfactorias. Debe velar por el espíritu alentador y motivador de los integrantes del proyecto.
• Ser un hábil Comunicador: la comunicación eficaz es la base de las buenas relaciones y los negocios. Esto implica no solamente expresar nuestras ideas con claridad y ser concretos, sino también saber escuchar y no romper la cadena de la retroalimentación. La comunicación debe ser bilateral para que no se creen confusiones y los integrantes del equipo se sientan comprendidos y tomados en cuenta. Esto nos permitirá tener diferentes puntos de vista y opiniones, que nos despejen el camino a seguir.
• Tener conocimientos técnicos: el camino que vamos a tomar y desarrollar nuestro emprendimiento tiene que ser conocido. Debemos manejar la materia con detenimiento, de manera tal de poseer el conocimiento y experiencia necesarios sobre el proceso productivo y los canales de comercialización. No debemos descartar el apoyo de un equipo de expertos en caso de que así se requiera.

Finalmente debemos analizar cuáles son los recursos con los que contamos y reconocer cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, para saber en qué rubros necesitamos capacitación o la ayuda de expertos; considerando que el primer capital con el que contamos es nosotros mismos. Solo así estaremos listos para tomar la decisión de ser 100% emprendedores.

Capacidades para ser empresario

Usted tendría éxito como empresario ?. Nadie puede saberlo con certeza. Independientemente de las cualidades que posea, hay emprendedores con dones innatos y gente experimentada que ha hecho sus armas con el tiempo. Pero por qué algunos prosperan y otros se mantienen o directamente desaparecen ?.

Hay algunas reglas y principios bastante extendidos, que nos pueden ayudar a entender: pero en general, la condicion del empresario exitoso se basa en una combinación de información e instinto. No siempre la persona mas informada toma las mejores decisiones; es el sentido del "olfato" el que hace la diferencia, el saber anticipar, aun de manera inconsciente, los vaivenes que nos deparará el mercado.

Obviamente, esto se podria explicar aduciendo que se tratan de reflejos adquiridos; si uno vivio una crisis similar, ya sabe como enfrentar la actual. Error; quizás nuestra experiencia nos ayude en la tarea de supervivencia de nuestro emprendimiento o negocio, pero el hecho de "ver más allá" implica no repetir algo antes visto sino crear algo nuevo. Crear un nuevo camino, tomar una decision realmente novedosa, crear un mercado nuevo, una nueva forma de comercializar... eso es lo que hace a los empresarios brillantes distinguirse de los simples repetidores de recetas.

Ese talento para resolver problemas nuevos o viejos con decisiones originales es una condicion innata de los innovadores. No existen recetas para que uno adquiera dichas condiciones. Pero si usted es entrepeneur, quizás pueda medir su capacidad. Cómo ?. A través de un test hecho a empresarios exitosos. Con este test usted podrá medir su capacidad de innovacion, pues se basa en una serie de condiciones y circunstancias que se ha observado repetitivas en el proceso de formacion de los grandes nombres del management empresario.

Responda si o no al siguiente cuesionario, y vaya anotando su puntaje de acuerdo a las respuestas:

1) fué usted un estudiante con notas sobresalientes ?

Por sorprendente que parezca, pocos empresarios se calificaron a sí mismos como estudiantes destacados, mientras que la mayoría si lo hizo. Anote menos cuatro en caso afirmativo ; mas cuatro en caso negativo.

2) cuando era estudiante, disfrutaba de acitvidades grupales, por ejemplo, en clubes, equipos deportivos,... incluso en citas entre dos parejas ?

Si no es afecto a actividades grupales, no se preocupe. El 67 por ciento de los empresarios afirmo ser entusiastas participantes de grupos. Anote menos uno en caso afirmativo. Anote mas uno en caso negativo.

3) en su juventud, prefería estar solo con frecuencia ?

Si respondio afirmativamente, es una buena señal. El 39% de los empresarios han afirmado lo mismo. Anote mas uno en caso afirmativo; menos uno en caso negativo.

4) cuando era niño, repartía diarios, lustraba zapatos o se dedicaba a cualquier otra pequeña empresa?

Manejar un pequeño negocio en la infancia constituye un solido indicio de éxito. Casi el 80% de los empresarios tenia algun tipo de actividad remunerada cuando era joven. Sume dos puntos si es afirmativo. Caso contrario, reste dos puntos.

5) cuando era niño, era obstinado ?

La tenacidad y la preserverancia son sellos distintivos de la mayoría de empresarios prosperos. Estas cualidades se traducen en una resolución personal para hacer las cosas a su manera. Si la respuesta es si, sume un punto. En caso de no, reste un punto.

6) era un niño cauteloso ? el ultimo en saltar del trampolin más alto ?

Si de niño era renuente a correr riesgos, esto puede convertirse en una gran desventaja al embarcarse en un negocio propio. Nueve de cada diez empresarios se consideraron como jovenes osados. Menos cuatro en caso afirmativo. Mas cuatro en caso negativo. Y si era muy osado, ponga otros menos cuatro.

7) le preocupa lo que otros piensen de usted ?

Los empresarios mencionan habitualmente su fe para seguir senderos diferentes, aun a despecho de opiniones ajenas. Reste uno si las opiniones de los demas le importan mucho; caso contrario sume uno.

8) está usted cansado de seguir la misma rutina dia tras dia?

El tedio puede ser factor preponderante en el inicio de una empresa. El deseo de cambio fue mencionado en el 61% de los empresarios como factor que contribuyo al inicio de su propio negocio. La frustracion suele ser la principal motivacion para una carrera empresarial. Si contesta si, sume dos; si contesta no, reste dos.

9) estaria usted dispuesto a echar mano de su colchon financiero - aun a riesgo de perder todos sus ahorros - con tal de independizarse ?

El 94 % de los empresarios prosperos sostienen que utilizarian una buena parte de sus ahorros para acometer una nueva empresa. Si contesto si, sume dos; caso contrario reste dos.

10) si fracasara en su nueva empresa, comenzaria de inmediato a trabajar para establecer otra ?

El 94% de los empresarios encuestados respondio que si. No se sentirian desalentados por un revés. Reconocen oportunidades en donde otros ven obstaculos. Si contesto que si, sume cuatro. Por no, reste cuatro.

11) es usted optimista ?

La actitud positiva es esencial para un empresario. Aun en condiciones economicas adversas, si uno esta convencido de poder tener exito, puede lograrlo. Si es optimista, sume dos, en caso contrario reste dos.

RESULTADOS

Si obtuvo más 20, o más, significa que tiene todo a su favor.

Entre cero y 19 , no es tan prometedor, pero aun apunta a un buen comienzo.

Entre menos 10 y cero, las posibilidades de prosperar en su propio negocio son limitadas.

Puntuaciones de menos 11 o más bajas, son una clara señal que su talento probablemente florezca pero en otra actividad.

Como todos los test, los resultados indican pero no afirman. Y le servirá para enterarse de las faltas o carencias que pueda tener en su conducta gerencial. Por Alejandro Franco

La fuerza del Optimismo

En el decursar de la historia de la humanidad, los diferentes pueblos y culturas han engendrado hombres que de diversas maneras sobresalieron por encima de sus contemporáneos. Muchos de sus nombres aparecen en los diccionarios enciclopédicos o en obras literarias, porque todos hicieron algo que los hizo trascender y pasar a la posteridad como triunfadores. Hablo de profetas, científicos, artistas, inventores, deportistas, políticos, estadistas, líderes.
Estos personajes, admirados a través de los tiempos, no sólo alimentaron un sueño, sino que estuvieron convencidos de poder realizarlo y decidieron no desmayar en el empeño. Se sabe que una fuerza superior les empujaba cuando ascendieron por las cuestas escarpadas de la vida y, cual luz divina, les iluminaba los caminos más oscuros: EL OPTIMISMO.

Uno de los secretos de los triunfadores es, sin dudas, cultivar el optimismo. Cuando lo han incorporado definitivamente a su manera de actuar, siempre han estado cargados de ánimo, con buena disposición y marcados por una firmeza a toda prueba.

Mas, ¿qué es, justamente, este término tan repetido y necesitado por todos? Se trata de un sistema filosófico que atribuye al universo la mayor perfección posible como obra de un ser infinitamente perfecto. También se entiende como la propensión a ver y juzgar las cosas bajo el aspecto más favorable, acoger siempre la arista positiva de la realidad y cultivar la certeza de que es posible alcanzar los objetivos, sin espacio para el desánimo.

No se adquiere el optimismo como un botín de guerra, quitándoselo a otros después de cierta contienda; no es posible mediante el estudio al leer una vasta enciclopedia, como si fuese cultura y conocimientos; tampoco puede salirse a buscar como se busca y se encuentra cualquier mercancía o cogerlo como a la fruta de un árbol; nunca un ladrón ha podido robarlo, por muy hábil que haya sido. Sólo crece en el interior de cada quien. Hay que cultivarlo en el terreno fecundo del alma humana y su fruto depende, exclusivamente, de la voluntad.

El optimismo implica una fuerza superior en el hombre, le da la seguridad de que puede, de que es posible cualquier empeño por difícil que sea. Cuando actuamos con optimismo es menos probable que alguien nos frene o que algo nos amilane, porque, pese a los escollos, no renunciamos al fin propuesto y, en consecuencia, lo obtenemos.

Las personas impregnadas en esa cualidad tienen más posibilidades de éxito, porque el éxito comienza con la voluntad, con la seguridad en sí mismo. Esta confianza en lo propio no consiste en pensar que somos más, sabemos más o estamos por encima de todos, sino en creer que podemos llegar a ser tanto como se desee. Si usted considera que está vencido, ya lo está, pues la predisposición a fallar lo hace vulnerable psicológica y físicamente. En cambio, si cree que puede, si se siente seguro de que puede, podrá.

Es cierto que cualquiera pierde una batalla, pero el optimista nunca la pierde antes de echarla. Incluso, cuando ocurre lo peor, piensa que es mejor perder una vez que seguir perdiendo; entonces intenta, ante todo, prepararse para la próxima ocasión, en la que tratará de recuperar lo perdido o alcanzar lo propuesto.

En el extremo contrario están los pesimistas, a quienes cualquier objetivo, aunque sencillo, les resulta inalcanzable. Ellos mismos lo convierten en inalcanzable desde el instante en que se sienten incapaces de lograrlo. Al ver el día oscuro, no proceden ni hacen el esfuerzo, sin imaginar que el triunfo puede estar a la vuelta de la esquina, pero no vendrá nunca a nosotros, se impone ir en pos de él.

Dos hombres intentan escalar la cumbre de una elevación. Ambos llevan sogas, garfios, piolets y alimentos energéticos. Están, aparentemente, en igualdad de condiciones. ¿A cuál podemos apostar como posible ganador? A quien, además de los avíos, lleva consigo la certeza de que llegará a la cima: al optimista. Porque su estado anímico le otorga una predisposición favorable que lo pone en ventaja.

La persona optimista es más propensa a insistir hasta abrazar el fin anhelado.

La vida no nos debe nada, todo lo que el hombre recibe de ella lo ha de conquistar. Para ello debemos contar con nuestras propias fuerzas, sean físicas o espirituales, y si aparece un golpe de suerte, acogerlo como a un amable colaborador. Mas, el que pretenda mucho y aspira a salir vencedor, ha de empezar por fortalecerse, teniendo como premisa que la fuerza propia es la única arma que jamás le fallará. Esa fuerza bien puede ser el optimismo.

No pocas veces los infortunios conspiran contra el ánimo y llegan hasta lograr que perdamos las esperanzas. Para crecer ante el abatimiento, es importante considerar que nadie tiene un problema que no haya sido antes de otro y resuelto por otro. Hay que partir siempre de la idea de que lo resolveremos, no importa si en ese momento desconocemos cómo o cuándo. Lo importante es estar convencido de que existe una salida y la encontraremos. Reflexione, si algún problema carece de solución, deja de serlo.

Quienes disponen de una voluntad emprendedora suelen encontrar en otros, que hicieron realidad sus propósitos, una verdadera inspiración y alimentan así el optimismo. Esto es: "si ellos pudieron, yo también". Pero, el que lo hizo primero necesitó de una firmeza mayor que le permitió asegurar: " aunque nadie lo ha logrado, yo lo haré". Esta disposición estuvo cargada de optimismo, evidentemente.

LA PERSEVERANCIA, UNA GRAN ALIADA

El que persevera triunfa, reza un conocido proverbio. A pesar de repetirse desde tiempos inmemoriales y resultar manida, en la actualidad, la sabia afirmación mantiene el valor de la primera vez. No sólo se ha hecho realidad en infinidad de ocasiones, sino que cada día aparecen nuevos ejemplos de su irrefutable verdad. El optimismo va de la mano con la perseverancia, tal es así que jamás se desalienta el que está convencido de que ha de dar en el blanco, aunque para ello precise de varios intentos.

Las victorias no las obtiene siempre quien más las merece sino el que las sabe buscar con más insistencia.

La persona optimista es más propensa a insistir hasta abrazar el fin anhelado. ¿Sabe alguien cuántos sueños hubo el hombre de alcanzar sólo después de una perseverancia sostenida? Muchos, porque muchas son las cosas, en la vida, que desafían constantemente nuestras capacidades y deseos y, además de obligarnos a repetir la acción, exigen un esfuerzo mayor cada vez. Aquel que sepa que lo difícil es sólo difícil y no imposible, está más propenso a llevarse el éxito.

Miremos al mundo de frente y digámosle: "tengo derecho a todo lo que deseo, deseo lo que puedo y quiero conseguir". Las victorias no las recibe siempre quien más las merece, sino el que las sabe buscar con más insistencia. A propósito, dice un poema: muchos fracasos suelen acontecer \ aun pudiendo vencer de haber perseverado.

Claro, ante todo, debemos ser objetivos y no alimentar meras ilusiones. Es desaconsejable trazarse metas que estén demasiado lejos de las posibilidades reales de cada cual. Es preferible ir consiguiendo pequeñas victorias en los objetivos que nos proponemos y, con el tiempo, aumentar las aspiraciones, paso a paso, con serenidad y juicio. El secreto estriba en no rendirse, aunque el paso sea lento.

En infinidad de ejemplos, la diferencia entre un triunfador y un perdedor radica en que el primero se levantó una vez más que el segundo y lo hizo por creer que su aspiración aún podía convertirse en un hecho.

Hay dos grandes verdades, la primera: el hombre se derrumba muy fácilmente; la segunda: precisa de muy poco para enderezarse y proseguir, basta la voluntad y el deseo. La garantía está en dar la espalda a la sombra y volver el rostro a la luz, siempre a la luz.

He aquí la premisa del OPTIMISMO. Por Luis Àngel González

Seguramente tienes más de lo que crees.

Bill Gates inició su empresa (Microsoft) cuando era un alumno, que por cierto, se dio de baja para trabajar en su sistema operativo. Los fundadores de Hewlett Packard iniciaron sus operaciones desde el garage de su casa. Jeff Bezos, fundador de Amazon, inició la empresa con tan solo US$10,000.

Según un estudio publicado (Origen y Evolución de Nuevas Empresas, Ed Oxford), más de el 70% de las nuevas empresas exitosas en Estados Unidos inician operaciones con financiamiento propio, siendo este muy bajo. Los recursos que son altos son aquellos relacionados no al dinero, sino a los contactos y el conocimiento.
Otra estadística en ese mismo libro señala que el 50% de los emprendedores en Estados Unidos inician su empresa en menos de dos meses desde el día que se les ocurrió su idea.

Al iniciar una empresa, no necesariamente se inicia con la idea original. Por ejemplo, si tu idea es convertirte en un productor y distribuidor de películas, probablemente no puedas iniciar siendo eso, pero quizá empieces siendo un distribuidor de películas en una región poco competida, para en un año ser distribuidor en una zona mas amplia, en dos años iniciar esfuerzos de producción, en tres años tener la empresa que te imaginaste desde el principio. Iniciar un negocio requiere activos iniciales, pero no son tan caros o tan inaccesibles como se cree. A continuación una lista parcial que te puede ayudar a evaluar tus recursos:
Transformando la idea en un negocio:
•¿Ya tienes un estudio de mercado? Si no, visita la página www.siem.gob.mx y/o www.contactopyme.gob.mx. Encontrarás información sobre la industria y competidores. Usa también la información industrial que puedes encontrar en las páginas de los bancos.
•¿Ya tienes un prototipo de tu producto o servicio? Si no, eso es lo primero. Debes de trabajar todos los días en obtenerlo. Por ejemplo, si quieres producir un sistema de lentes para sol que incluye un radio con MP3, difícilmente tendrás un prototipo atractivo, pero por lo menos puedes combinar tu IPOD con tus lentes actuales, mediante cables y audífonos pequeños (todo esto te cuesta unos $5,000) y tendrás un prototipo inicial, no tan atractivo, pero por lo menos podrás encontrar un mercado alternativo que lo quiera adquirir. Otro ejemplo, si quieres ofrecer un servicio de consultoría en logística, desarrolla tu modelo en documentos que puedas imprimir como un folleto en una papelería como Hiper Lumen o Office Max (también te costará como $5,000). Prueba tus servicios en una empresa pequeña a quien no le cobres para ver si da resultados.

•Ya tienes un prototipo, pero ¿ya tienes modelo de negocios? Esto es clave. El producto o servicio prototipo no te sirve de nada si no puedes demostrar que tienes la capacidad de ganar dinero con el. ¿Ya sabes quién puede manufacturar tu producto en forma masiva? ¿Ya sabes quíén lo puede distribuir? ¿Ya sabes quién lo puede vender? ¿Porqué no inicias vendiéndolo a unos cuantos, durante unos meses, para ver como responde la gente?

Activos iniciales:

Activos tangibles:

•¿Tienes ahorros? Úsalos.
•¿Tienes coche? Ya no, desde ahora se llama Equipo de Transporte y Distribución.
•¿Tienes casa? Ya no, ahora se llama Corporativo.
•¿Tienes amigos que le quieren entrar a tu negocio? Ya no, ahora se llaman socios.
•¿Tienes tarjeta de crédito? Úsala, pero con cuidado, es muy cara.
•¿Tienes trabajo actual? Podrías seguir trabajando mientras que le dedicas tiempo completo a tu empresa nueva. Ten cuidado de quedar mal en ambos lados.
•¿Vives con tus padres? Aprovecha, porque eso significa que no te tienes que preocupar por mantener los gastos de una casa.

Activos intangibles:
•¿Tienes profesores que te pueden ayudar? Ya no, ahora se llaman asesores profesionales.

•¿Tienes hermanos, familiares o amigos especialistas en contabilidad, leyes, industria? Ya no, ahora son proveedores de servicios (outsourcing).

•¿Conoces a los proveedores? Pídeles que te dejen pagarles en 60 o 90 días. Eso es financiamiento.
•¿Conoces a los distribuidores de tu producto o servicio? Haz una alianza estratégica con ellos, de manera que se conviertan en socios de tu empresa y no te cobren al inicio.
•¿Conoces clientes potenciales importantes? Pídeles una entrevista y consigue cartas de intención de compra. Eso vale mucho.
•¿Eres alumno de una universidad con incubadora? Acude con ellos, que te pueden aportar recursos importantes.
Esta lista no es exhaustiva, pero puede ayudarte a identificar algunas de las acciones que puedes tomar para iniciar tu empresa.

FORMANDO EL EQUIPO

Un equipo de trabajo es una agrupación de personas, con habilidades diferentes que se complementan entre sí, que persiguen un objetivo común mediante una metodología de trabajo.

• La Importancia de la Inducción Estratégica

• Atracción y Selección Estratégica del Talento Humano

• Cómo contratar al personal adecuado

• Líderes y Gerentes: roles diferentes pero complementarios

• Tercerización : ventajas, desventajas y criterios para su adopción

Un equipo de trabajo es una agrupación de personas, con habilidades diferentes que se complementan entre sí, que persiguen un objetivo común mediante una metodología de trabajo.

No podemos ser especialistas en todas las disciplinas, la clave reside en formar un equipo multidisciplinario.
La elección correcta es una de las decisiones más valiosas que deberá tomar el emprendedor. Para seleccionar a las personas lo primero que debemos detectar son nuestras fuerzas y debilidades como persona y como áreas de trabajo de la empresa. No es necesario estructurar un organigrama complejo sino enfocado a las necesidades, para no cometer el error de crear puestos innecesarios, burocráticos y que generen un costo elevado con relación al beneficio. Contratar gente preparada y comprometida es fundamental tanto para el despegue como para poder crecer.
Lo primero que debemos establecer son las diferentes áreas que serían las piezas de la maquinaria. Luego debemos definir los puestos de trabajo y sus funciones, y por último determinar cuáles son las que están cubiertas y cuáles por cubrir. Cuando la empresa comienza o es pequeña es normal que una persona cubra varios puestos. A medida que el emprendimiento se desarrolla, las áreas se van delimitando.
Debemos tener presente a la hora de contratar que debemos buscar el complemento, muchas veces escogemos a las personas que son similares a nosotros, pero no siempre es lo más beneficioso para la empresa. Contar con gente diferente, nos puede brindar un panorama más amplio y diferentes puntos de vista. Cuando formamos un equipo de trabajo aprovechamos la capacidad individual de cada miembro, de manera que el resultado del trabajo en equipo es mayor a la suma de los resultados individuales. Esto es lo que llamamos Sinergia.
Para mantener la armonía y una alta productividad entre los empleados, es importante la comunicación. El empleado debe saber cuál es su función, que se espera de él, cuáles son los valores de la empresa, cuáles son los objetivos, debe tener la oportunidad de ser escuchado, deben reconocerse los éxitos.
El éxito de un emprendimiento depende en gran medida de la gente con la que contamos en el equipo de trabajo.

•¿Conoces a los proveedores? Pídeles que te dejen pagarles en 60 o 90 días. Eso es financiamiento.
•¿Conoces a los distribuidores de tu producto o servicio? Haz una alianza estratégica con ellos, de manera que se conviertan en socios de tu empresa y no te cobren al inicio.
•¿Conoces clientes potenciales importantes? Pídeles una entrevista y consigue cartas de intención de compra. Eso vale mucho.
•¿Eres alumno de una universidad con incubadora? Acude con ellos, que te pueden aportar recursos importantes.
Esta lista no es exhaustiva, pero puede ayudarte a identificar algunas de las acciones que puedes tomar para iniciar tu empresa.

NEGOCIO PROPIO: ENFOCA LAS IDEAS

La fuerza motivadora de los buenos deseos es fundamental para emprender, aunque sólo se logra con planeación y disciplina.

Un año más se acaba y nos brinda nuevamente la oportunidad de trazar nuestros propósitos para el que comienza. Sean de la índole que sean, la verdad es que de algunos de ellos no nos volvemos a acordar hasta la siguiente noche vieja, con la consecuente frustración que implica anotarlos "una vez más" entre los deseos a cumplir. La mayoría de nosotros comete el error de creer que el hecho de enumerarlos hará que nuestros deseos se realicen como por arte de magia. Olvidamos involucrar la voluntad, el trabajo y la motivación en ellos, tres factores que no consigue uno en el mercado, sino que son activos internos que debemos fortalecer para, entonces, alcanzar cualquier meta, sobre todo aquella a la que hemos temido en otras ocasiones por no estar preparados, pero que ahora está madura y no deja de asaltarnos a toda hora: poner a prueba esa idea de negocio y convertirnos en nuestro propio jefe.

La planeación
Sin duda, esto es fundamental para dar el paso de emprender, aunque la motivación tiene una importancia aún mayor ya que sin ella no habrá negocio alguno y menos éxito. Seguridad, tolerancia a la frustración y una alta autoestima son requisitos indispensables para un emprendedor, y seguramente tú cuentas con ellos pues de lo contrario no habrías tomado la decisión de independizarte. Ahora, mantenerlos es el objetivo. Una de las tácticas principales que debes seguir para abrir ese negocio que traes en mente, es enfocarte en lo que sabes hacer, o bien, en algo que te apasione. Después, quizá te dediques a desarrollar la destreza y las habilidades para hacerlo crecer, pero en un inicio, para la psicoterapeuta Rosa María Téllez, "cualquier idea de negocio tiene que partir de una identificación y análisis de las habilidades y aptitudes que mejor se conozcan y manejen, para que al ponerlas en práctica proporcionen tal nivel de satisfacción, que refuercen en automático el autoestima y resulten motivantes por sí mismas". Hay que recordar que el trabajo es la expresión de la personalidad, así como un área de crecimiento y desarrollo.

Despacio se va lejos
Otro punto altamente motivador, ya en la práctica, es lograr los objetivos que te vayas proponiendo. Cada resultado positivo es como un aplauso que te inyectará el impulso para seguir trabajando y poniéndote nuevos retos en el nuevo negocio. Pero cuidado: no cometas el error de ponerte metas inalcanzables, ve trabajando poco a poco. Piensa que ninguna tarea es abrumadora si la divides en pequeñas partes específicas y realizables, y concentras tus esfuerzos en resolver una a la vez. Establece tiempos de inicio y conclusión para cada objetivo y no pienses en generalidades. Si lo que quieres es un local, precisa la ubicación, de cuántos metros debe ser el lugar y con qué características. "Lo primero es la motivación de iniciar un negocio que te guste, que te apasione, lo que sigue es la planeación y el desarrollo de nuevas habilidades", asegura Luis Ramón Álvarez, director general de Grupo Lidex, consultores en gestión empresarial. A decir del experto, para cumplir tus objetivos debes investigar todo lo posible sobre el negocio que deseas poner, aunque en el camino hay que superar obstáculos. Por ejemplo, no te dejes abrumar por la información, pues seguramente será vasta, la idea es que esta investigación te ayude a tomar decisiones. Y una vez más, ve poco a poco. Busca hechos, no te quedes con las suposiciones o creencias de tus amigos o familia, que muchas veces te desaniman. Lee publicaciones especializadas en emprendedores, acércate a las asociaciones o cámaras empresariales que estimulan la cultura emprendedora del país y platica con personas que hayan logrado su objetivo. Si vas a comprar un negocio hecho, digamos una franquicia, no creas todo lo que te digan, confírmalo con números y hablando con la gente que ya tiene experiencia.

Prepárate para lo mejor o para lo peor
Es necesario definir hasta dónde quieres llegar, cuánto vas a invertir, cuál será tu punto de retorno. Y muy importante: contempla desde el principio diversos escenarios. "Hay que pensar en lo que puede salir mal, en los riesgos que puede haber, eso ayuda a no cegarnos y a prepararnos para lo inesperado", anota Álvarez. Por ello, establecer una misión y reconocer las fortalezas, oportunidades, debilidades y riesgos, primero de tu persona y luego de tu empresa (planeación estratégica), te ayudará a tener una visión mucho más clara de hacia dónde vas.

"Una vez que inicies tu negocio, se un medidor incansable. Pregúntate constantemente: ¿cómo vendo más?, ¿cómo elevo la calidad de mi servicio? Así llegarás a las puertas de la capacitación", indica el especialista. Y es que ahora necesitas vender, negociar, cobrar, pagar impuestos, manejar personal, administrar y llevar a cabo una serie de habilidades empresariales indispensables para el crecimiento de tu negocio, sea éste independiente, una franquicia, o dentro del sistema de multinivel, venta directa, etcétera. Aprende lo que sea necesario.

Hay cursos de todo tipo para quien quiere ser su propio jefe. En conclusión, dice Luis Ramón Álvarez, el emprendedor navega en un barco de dos remos. Uno de ellos es su motivación constante, que se puede terminar si no obtiene los resultados esperados, y el otro es la planeación, la metodología y las habilidades que despliega para llevar a buen puerto su negocio.

Con un solo remo únicamente darás vueltas sobre tu propio eje, así que te sugerimos mantener los dos remos activos, sólo así 2007 será el año en que tu negocio pase de un noble propósito de noche vieja a sueño realizado. ¡Suerte!