(LÍDER Proactivo) Reflexión Corta

  • Es propietario de su ser.
  • Utiliza plenamente su libertad. 
  • Decide cada una de sus reacciones. 
  • No es víctima de las circunstancias. 
  • Su amor sublime es lo que hace.
Ser proactivo es caminar en plenitud, manejando sus emociones, sin culpas ni disculpas es dueño de cada una de sus decisiones. Consiente que el rencor, el odio y la venganza son lujos que no se puede dar, se ha negado a ser esclavo de la opinión de los demás, bloqueando la corriente tóxica que diariamente envenena el alma con la información que los medios nos sumergen en un marasmo tóxico con su negativismo de protesta y rencor.
Al iniciar cada día lava su alma de los venenos cotidianos que lo acechan, reconoce sus propios problemas evitando su cólera con los seres que le rodean.
 Ser proactivo lo ha convertido no en arquitecto de su propio destino, sino de su porvenir, día a día en el presente inventa su propio futuro.
 Está más allá de las supersticiones, de paradigmas falsos, solamente confía su ser en sí mismo; ha logrado escalar la cima que está más allá de las circunstancias, se ha liberado del mayor peso que oprime el alma: la culpa, y ha logrado la mayor virtud: el perdón.
Es un auténtico protagonista de su propia historia, dueño de su existencia, es un constructor en la obra infinita de la creación.