EL FARO De La Vida


3 días llevan prácticamente a la deriva, navegantes aficionados que al momento de abordar el velero creían que era simple su manejo, unas cuantas experiencias poseía uno de ellos, un par de veces había navegado en compañía de un experto
marinero, con lo cual convenció a sus 2 amigos de hacerse sin mas a la mar con el plan de estar unas cuantas horas navegando, la velocidad que tomaron al principio los alejó de inmediato de tierra y entre su alegría y emoción se perdieron, sin mas ya habían navegado más de 72 horas, la sed, el hambre, el agotamiento y lo peor el visualizarse muertos en aquella inmensidad los llevó a extremos de pánico, de reproches, de peleas, de odio y finalmente cuando lograron comprender cabalmente su situación los invadió la resignación sin perder finalmente un fondo de esperanza rezando para que el milagro se presentara, ya entrada la noche el milagro se produjo, una luz a lo lejos abría un inmenso camino a la salvación, jubilosos y aun cuando no soplaba casi el viento, con dos remos se turnaron para aplicar la poca fuerza que aún poseían e impulsados por la esperanza convertida ahora en certeza les dio las fuerzas para lograrlo, la luz se hizo aún más intensa e identificaron un enorme faro que los guió al puerto, la alegría, el llanto de felicidad estalló pues habían logrado finalmente sobrevivir.
El faro es la analogía con la misión en la vida, si carecemos de ella vivimos extraviados y lo peor naufragan inevitablemente, la gran mayoría de los seres humanos mueren sin haber conocido el para que existieron, viven a la deriva sin saber a donde quieren llegar y lo peor es que cuando finalmente llegan no les gusta el lugar y simplemente esconden su mediocridad culpando al destino. 
Encontrar nuestra misión es cuestión de sobrevivencia si no queremos que nuestra existencia transcurra en la oscuridad, la misión nos da sentido, nos permite justificar nuestra presencia en el mundo. 
¿Pero cómo encontrarla?
Dos cuestionamientos fundamentales tenemos cada uno en lo personal que resolver:
  1. ¿Qué talentos poseo?. Que son los dones naturales que todos los seres humanos poseemos, habilidad natural para desarrollar alguna tarea pintar, cantar, bailar, curar, enseñar, etc. 
  2. ¿A qué causa deseo servir?. Cuando servimos a otros existimos, nos convertimos en protagonistas colaborando por una causa ya sea como empresario creando riqueza para erradicar la pobreza, curando contribuyendo al bien del ser humano, pintando para sumarnos a la creación de la belleza, etc. 
Encontrar el faro que ilumine nuestra vida es encontrar la plenitud, la trascendencia y es el único camino a la realización.