"TENER UN PLAN" es el Secreto para Triunfar


Durante años he explicado ante diferentes auditorios que, el hacer planes es tan antiguo como la humanidad y que casi sin excepción cada humano ha hecho un plan en un momento dado de su vida.
El ejemplo que uso es el de una pareja joven que tiene su primer hijo y al recibirlo en brazos "sueña" con un futuro para esa criatura, el cual incluye siempre un objetivo de superación, expresado en frases corrientes como "ojalá pueda ser un profesional, para que no pase tantas dificultades como nosotros". Lo que sucede es que esa pareja una vez que ha visualizado ese futuro para la criatura recién nacida, no hace nada y cree que "un día todo será realidad" y sigue soñando simplemente.
Otros padres tiene la misma visión o sueño; pero se comprometen a ejecutar una serie de acciones que van desde la garantía de la supervivencia de la criatura (las vacunas, los cuidados en la alimentación, etcétera) hasta sus primeras letras, su primaria, su secundaria, sus días de estudios superiores e inician en el presente el ahorro (recursos) para respaldar todas las actividades necesarias para lograr ese gran objetivo asociado al futuro de la criatura recién llegada al mundo. En otras palabras hacen un plan que es estratégico, porque son decisiones que se toman en el "hoy" pero que afectan el futuro.
Nuestra realidad empresarial es muy diferente a la de los grandes países industrializados, nuestras empresas son pequeñas y muy pequeñas, las medianas serían ya una excepción; pero queremos transferirles metodologías organizativas y de administración propias de empresas de gran tamaño. Esta falta de relación de tamaño es el problema de mayor importancia en Latinoamérica.
Las pequeñas empresas han logrado un éxito sin precedentes en los mismos países industrializados; pero lo que no queremos entender y tampoco lo hacen los "expositores" de estos seminarios, cursos y talleres mágicos sobre lo estratégico, es que sus propietarios e integrantes han usado el "pensamiento estratégico", es decir han comprendido la razón por la cual han decidido fundar su empresa y los objetivos que quieren alcanzar con los recursos que tienen o pueden obtener razonablemente. No comienzan por copiar ni el tamaño de una corporación X, ni su estilo de hacer las cosas.
Son sencillamente auténticos y comprenden su propia realidad,con flexibilidad e inteligencia plena sobre el entorno, esta es la base fundamental, y por ello práctica y de alto valor para el pequeño y mediano empresario de la herramienta empresarial conocida como planeamiento estratégico.
Si revisamos las definiciones y luego leemos cualquier propuesta sobre un curso, seminario o taller sobre el tema, podremos saber si la oferta tiene credibilidad, por cuanto contiene o no un elemento que servirá de ayuda para el empresario y su organización.
El planeamiento estratégico no puede ser un "secreto" de la cúpula o de los propietarios, porque un equipo no puede actuar si no sabe a ciencia cierta lo que puede y debe hacer para lograr un resultado.
El empresario debe comprender que hay un cambio profundo en las condiciones del mundo en general y, que ningún país por pequeño que sea puede considerarse aislado o a salvo de lo que está sucediendo en nuestro planeta. No es posible "esperar y no hacer nada mientras tanto" porque hay otros que sí están buscando la forma de salir adelante y obviamente tendrán ventaja sobre quien no hizo nada. Y otro aspecto es que "los buenos tiempos no volverán", serán "otros nuevos tiempos" pero sin ninguna garantía de que sean buenos.
La incertidumbre siempre fue parte de los negocios y de las actividades de la humanidad, lo que sucede es que hoy hay más información y con ello más participantes, a veces en una misma rama y por ello la competencia es más fuerte; pero eso no desvirtúa que quien mejor se prepara, es quien realmente aprovechará la oportunidad y lograra el éxito.
Este ordenamiento mental es el PLAN (cuya definición es: "Escrito en que sumariamente se precisan los detalles para realizar una obra") el cual debe ser ESTRATÉGICO (que el diccionario nos dice es: "De importancia decisiva para el desarrollo de algo")
Así que frente a la oferta de cursos, seminarios y talleres sobre el tema (muy frondosa y anónima muchas veces por cuanto no dice quién es el autor, su experiencia práctica en la vida, y en dónde la adquirió, por cuanto el número de años con una gran Corporación no es ninguna garantía para el propietario de una pequeña o mediana empresa, sobre la utilidad del "curso") revise el contenido, compare los "beneficios ofrecidos" con las necesidades reales de su PYME, consulte fuentes calificadas que puedan ayudarle y luego tome la decisión.
No olvide nunca que su empresa por pequeña que sea es y debe ser un equipo, así que la información sobre qué hacer, cómo hacerlo, con qué y con quiénes, no debe ser un secreto, todo lo contrario es una vivencia diaria.

COMPÁRTELO -->> www.HaciaLaCima.com

Autor: Carlos Calvo - Consultor en Administración, Profesor de Planeamiento Estratégico, Miembro del Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas de Costa Rica