Un DESAFIÓ para su VIDA

En numerosas ocasiones nos hemos sentido sin deseos de hacer lo que debíamos, pero como nos habíamos comprometido a realizar la tarea, nos arrastramos fuera de la cama y nos presentamos al trabajo. Lo que resulta interesante es que pronto somos cautivados por lo que estamos haciendo, y olvidamos todo lo relativo a no sentirnos bien y nuestro rendimiento es excelente.

Luego de dar esos pasos, tuvimos deseos de realizar la tarea. Lo que vale la pena destacar es que la motivación viene después de la acción y no a la inversa.

Recuerde:
Cuando haga lo que debe hacer en el momento que deba hacerlo,
llegará el momento en que pueda hacer aquello que desea hacer
en el momento que desee hacerlo.

El diccionario dice que un objetivo es un propósito. Es un plan. Es algo que usted espera hacer. Quien quiera que sea usted, en donde quiera que esté y lo que haga, debe tener objetivos y la única manera de alcanzarlos es trabajando disciplinadamente. Las madres deben tener objetivos; los vendedores, médicos y atletas también deben tenerlos. Con objetivos definidos, usted libera su propia energía y comienzan a suceder cosas.

¿Puede imaginar a sir Edmund Hillary, el primer hombre que conquistó el monte Everest, explicando cómo pudo lograr tal hazaña? Imagíneselo diciendo algo así como: “Bueno, la verdad es que yo salí a dar una caminata un día cuando repentinamente me di cuenta que sin proponérmelo había llegado a la cumbre de la montaña más alta del mundo.” Suena absurdo, ¿no es cierto?

¿O puede imaginarse al presidente de la junta directiva de General Motors explicando que había conseguido ese puesto debido a que todos los días llegaba a trabajar y que lo promovieron sucesivamente hasta que un día llegó a ser presidente de la junta? Es ridículo – desde luego – pero no más ridículo que el razonamiento suyo diciendo que usted puede lograr cualquier cosa significativa sin tener objetivos específicos y trabajar disciplinadamente en ellos hasta alcanzarlos.

Mire hacia dónde quiere dirigirse, pero no cambie la decisión de seguir adelante. Usted es el único que puede fijar sus metas en la vida y la disciplina es una opción que le va a ayudar a no perder el Norte que se ha propuesto encontrar.