2.4. Cambiar los modelos mentales


Como ya vimos en la primera unidad, la influencia de los modelos mentales en la solución de
problemas y en la toma de decisiones es fundamental de cara al éxito de ambas.
Los principales beneficios de un cambio en nuestros modelos mentales Son:
· Los modelos mentales sólidos conducen a decisiones autónomas para funcionar mejor.
· Las decisiones autónomas redundan en convicciones más profundas y en una acción más
efectiva.

· La amplitud de modelos mentales conduce a una mayor perspectiva en la solución de
problemas y una mejor adaptación a situaciones cambiantes.
Los pasos que hemos de seguir para modificar nuestros modelos mentales son:

1. Localización de los “brincos de abstracción”. Para localizarlos, primero, hemos de
preguntarnos “¿Estoy dispuesto a considerar que esta generalización puede ser inexacta o
equívoca?” Es importante hacerse esta pregunta a conciencia, porque si la respuesta es negativa no tiene caso continuar. Mientras no seamos conscientes de nuestros brincos de abstracción, no
seremos conscientes de la necesidad de indagación. Por eso es importante practicar la reflexión
como una disciplina.

2. Columna izquierda. Esta es una técnica poderosa para “ver” cómo operan nuestros modelos
mentales en situaciones particulares. Revela cómo manipulamos las situaciones para no afrontar
nuestros verdaderos sentimientos y pensamientos.

Consiste en escribir en doble columna lo que pensamos y lo que realmente dijimos en una situación conflictiva para ver la diferencia y la forma de expresión a veces errónea que origina mayores problemas.

La lección más importante de la “columna izquierda” es ver cómo frustramos oportunidades para
el aprendizaje en las situaciones conflictivas.

En vez de afrontar nuestros problemas sin rodeos, hablamos con regateos, En vez de decidir cómo actuar para resolver el problema, terminamos el diálogo sin ningún curso de acción claro, más aún, sin ninguna definición clara de un problema que requiere acción.

Recuerda: No hay un modo “correcto” de manejar situaciones dificultosas, pero es una gran ayuda ver primero cómo mis razonamientos y actos pueden contribuir a empeorar las cosas. Aquí es donde la técnica de la columna izquierda puede ser útil. Una vez que veo con mayor claridad mis supuestos y ocultamientos, puedo hacer varias cosas para encauzar la conversación más productivamente.

El aprendizaje más productivo habitualmente se produce cuando los personas combinan la
indagación con la persuasión.

Si nuestra intención es persuadir solamente, la meta es ganar la discusión. Cuando se combinan
indagación y persuasión, la meta ya no es ganar la discusión sino hallar la mejor solución a problema.

3. Teoría expuesta y teoría-en-uso: Es vital reconocer la brecha entre las teorías que guían (lo que decimos) y nuestras teorías-en-uso (las teorías que justifican nuestros actos). De lo contrario, podemos creer que hemos “aprendido” algo sólo porque adoptamos un lenguaje o conceptos nuevos, aunque nuestra conducta no se haya modificado. Mientras no reconozca la brecha entre mi teoría expuesta y mi conducta real, no puede haber aprendizaje. La primera pregunta que debemos plantear al afrontar una brecha entre la teoría expuesta y una teoría-en-uso es: “¿De veras valoro la teoría expuesta?” “¿De veras forma parte de mi visión?” Si no hay compromiso con la teoría expuesta, la brecha no representa una tensión entre la realidad y mi visión sino entre la realidad y una opinión que yo expongo.

Las dos actitudes más importantes para el cambio de modelos mentales son:
· Reflexión: disminuir el ritmo de nuestros procesos mentales para ser más consciente de la
formación de modelos mentales.

· Indagación: entablar conversaciones donde compartamos abiertamente nuestros puntos de
vista. Se requiere mucha perseverancia para desarrollar estas actitudes, ya que la mayoría de
nosotros hemos automatizado formas de pensamiento que utilizamos inconscientemente y
cuyo cambio resulta muy complejo.

El mejor modo de adquirir estas habilidades consiste en:
1. Tratar de llegar al fondo de los modelos mentales que hemos utilizado y que han generado
problemas.

2. Prepararse para enfrentar emociones fuertes: descubrir que hacemos cosas inútiles, irritantes o burocráticas y, además, la natural frustración por la demora en los resultados que contrasta con nuestra habitual tendencia a buscar soluciones rápidas y de bajo esfuerzo.

3. Cuidado con el entusiasmo y la actitud defensiva: las aplicaciones inmediatas de modelos
mentales que sustituyan a los que han causado problemas son fuente de errores normalmente.

4. Combinar la imaginación con la acción: Además de imaginar el nuevo modelo mental, este ha
de ensayarse para comprender su funcionamiento y aprenderlo. Para evitar que las inferencias
entorpezcan nuestra comprensión de la situación proponemos una serie de métodos que parten de sus modelos mentales revisados y que se utilizan para manejar eficazmente estas situaciones:

PROTOCOLO PARA MEJORAR SUS ALEGACIONES

1. Exponga sus procesos mentales
· Exponga sus premisas y los datos que le condujeron a ellas
· Explique sus premisas
· Haga explícito su pensamiento
· Explique el contexto de su punto de vista: quienes serán afectados por sus propuestas, cómo
serán afectados y por qué
· De ejemplos de lo que propone
· Mientras habla trate de imaginar la perspectiva de los demás sobre lo que usted propone
· Someta sus conclusiones y supuestos al juicio de los demás
· Aliente a los demás a explorar sus modelos, premisas y datos.
· Absténgase de las actitudes defensivas cuando cuestionen sus ideas. Si defiende algo valioso
solo se fortalecerá si se somete al juicio de los demás.
· Revele los detalles que le resulten menos claros. Esta actitud debilita la oposición e invita al
mejoramiento.
· Aún en medio del alegato, escuche con atención e invite a presentar otras perspectivas.

PROTOCOLO PARA MEJORAR SUS INDAGACIONES
1. Pida a otros que expongan sus procesos mentales
· Acompañe a los demás por la escalera de inferencia s y averigüe que datos utilizan.
· No sea agresivo con su lenguaje y menos con personas que no están acostumbradas a estos
métodos. Sus preguntas no deben inducir actitudes defensivas
· Explique sus razones para la indagación
· Induzca a los demás a explayarse. Averigüe por que dicen lo que dicen.
· Verifique lo que le están pidiendo, que lo sitúen en un contexto o que den ejemplos.
· Verifique si ha comprendido lo que le han dicho
· Preste atención a la nueva comprensión que puede surgir, no se empeñe en destruir la
argumentación del otro ni en promover su propia propuesta.
PROTOCOLO PARA ENFRENTAR UN PUNTO DE VISTA CON EL CUAL DISIENTE

· Una vez más pregunte como ha llegado el otro a ese punto de vista
· Cerciórese de haber comprendido bien
· Explore, escuche, presente sus opiniones de forma abierta. Esté alerta al sentido más amplio
que puede surgir de una exposición franca de otros modelos mentales.
· Utilice su columna izquierda como recurso.
· Manifieste sus preocupaciones y aclare porque las tiene.

PROTOCOLO PARA MOMENTOS DE ATASCO

· Admita que hay un atasco y procure superarlo con humor. ( la concentración en los datos
puede guiarlo por la escalera de las inferencias)
· Busque información que le ayude a salir adelante
· Pregunte si hay posibilidades de indagar en equipo.
· Escuche sus ideas y las de los demás como si fuera la primera vez que las oye.
· Considere el modelo mental de otra persona como un fragmento de un rompecabezas más
grande.
· Pregúntese que datos o que lógica podrían mejorar esa perspectiva.
· Pida ayuda al grupo para reelaborar la situación
· No permita un acuerdo sobre el desacuerdo
· Evite promover sus argumentos