SESGOS del Pensamiento

A. Sesgo de representatividad

Para entender los efectos de este sesgo sobre el pensamiento analicemos detenidamente el
siguiente ejemplo:
DESCRIPCIÓN

Los estudiantes de Bellas Artes, son
poco numerosos y se distinguen por
una vestimenta informal, sin embargo,
los estudiantes de Derecho, muy
numerosos, suelen vestir de manera
más formal.

Tú eres un profesor encargado de las
becas para estudiar en el extranjero y
llega a tu oficina un estudiante con el
pelo largo, zapatillas de deporte,
camiseta de tirantes y mochila.

¿Pensarías que es un estudiante de
Bellas Artes o, por el contrario,
creerías que el chico estudia
Derecho?

DATOS:

Estudiantes de Bellas Artes
matriculados: 1000. Visten de manera
informal: 75%
Estudiantes de Derecho
matriculados: 4000. Visten de manera
informal: 20%
La mayor parte de la gente contesta que era un estudiante de Bellas Artes la primera vez que
se les formula la pregunta.
La respuesta está en el sesgo de representatividad, según el cual, tenemos una idea
previa en nuestra cabeza acerca del “típico estudiante de Bellas Artes”, y nos dejamos llevar
por esta idea sin tener en cuenta otras posibles alternativas en base a la información que se
nos proporciona.
B. El sesgo retrospectivo

Este sesgo está relacionado con nuestra memoria, y se refiere tendencia a modificar nuestra
opinión en función de los sucesos, es decir, a acomodar nuestro criterio a la realidad aunque
anteriormente hayamos pensado de otra forma.
Ejemplo: Cuando un compañero se equivocase dice que no se ha dado cuenta de algo
cuando “estaba claro”, cuando “era evidente lo que iba a suceder”. Este tipo de juicios se
realizan tras saber los resultados, lo que ha sucedido efectivamente. Seguramente, si
hubiéramos estado en el lugar de nuestro compañero tampoco nos habríamos dado cuenta.
C. Pensamiento de grupo
Este sesgo se da cuando tratamos de solucionar problemas dentro de un grupo y se da
especialmente en:

• Grupos de pequeño tamaño,
• Muy cohesivos
• Con poca experiencia en procedimientos metódicos de toma de decisiones,
• Regentados por un líder directivo,
• Con baja disposición para encontrar alternativas distintas.

En los grupos que poseen las características mencionadas se produce este sesgo que
denominamos pensamiento de grupo. Se caracteriza por las siguientes peculiaridades
cuando el grupo ha de tomar una decisión.
• Excesivo optimismo: El grupo, en su conjunto, tiene la sensación de que todo va a
salir bien, sea cual sea la decisión que tomen. Infravaloran las posibilidades de
fracaso, es decir, las consideran insignificantes, mientras que exageran las
posibilidades de alcanzar el éxito.

• Ilusión de invulnerabilidad u omnipotencia: Esta ilusión es compartida por todos o
casi todos los miembros del grupo. Fomenta un optimismo excesivo y provoca la
asunción de grandes riesgos. No consideran que haya dificultades insalvables. Existe
una confianza sin límites en la capacidad del grupo.

• Rechazo de ideas diferentes: Cuando algún miembro sugiere alguna idea que se
distancia de los estereotipos, objetivos o ideales que tiene el grupo, es
inmediatamente obligado a retractarse de sus ideas y presionado para no ser
considerado un traidor.

• Autocensura: Las personas que integran el grupo se autocensuran cuando tienen
ideas que difieren de las que se suponen “esperadas” o “correctas” dentro del equipo.

• Ilusión de unanimidad: Se trata de grupos muy absorbentes con un líder muy
directivo que apela continuamente al deseo de unanimidad dentro del grupo. Se tiene
el pensamiento de que las decisiones dentro del equipo siempre han sido unánimes y,
por tanto, la alternativa elegida en cualquier caso seguirá siendo por acuerdo de todos
los miembros.

Apenas se escuchan críticas, pegas o propuestas claramente contrarias.
Seguidamente enumeramos las principales consecuencias de este fenómeno:

• El número de objetivos propuestos es menor.
• El número de alternativas generadas es menor.
• Las alternativas generadas como posibles soluciones son muy homogéneas, por
tanto, se descartan opciones que quizá fuesen interesantes.
• No hay ocasión para argumentar por qué se descartan aquellas alternativas que ni
siquiera se mencionan.
• Se producen fallos en la evaluación del riesgo
Soluciones para evitar el pensamiento de grupo:

• Alertar a los miembros del grupo de la existencia del pensamiento de grupo.
• Procurar que el líder se mantenga imparcial.
• Fomentar un clima adecuado para exponer los objetivos y alternativas de todos los
miembros.
• Hacer que uno de los participantes asuma el papel de abogado del diablo
• Prestar atención a las personas que muestren desacuerdo [índice: "Cómo resolver conflictos"]