Errores del pensamiento Creativo

Las principales dificultades para el uso del pensamiento Creativo provienen de la siguiente
confusión:

PENSAMIENTO CREATIVO:

Flexible.
Espontáneo, fluido
original.
Suspende el juicio.
Asume riesgo.
Libre
Heterodoxo
Acepta la ambigüedad

PENSAMIENTO ENCARRILADO:

Rígido.
Premeditado.
Mimético, rutinario.
Descalificador.
Inmovilista
Normativo
Ortodoxo
No soporta la ambigüedad

Los obstáculos del pensamiento Creativo son:

· Los supuestos restrictivos: son las limitaciones y restricciones que nosotros mismos
nos imponemos al resolver un problema.
· El síndrome de Herodes: llamamos así a la costumbre de criticar las ideas en el
momento en que se producen.
· La resistencia al cambio: porque el cambio, aunque sea para mejor, siempre implica
momentos de desorganización y de cierto desconcierto e indefinición.
· La sumisión sin crítica: obediencia ciega a las ideas dominantes y a las opiniones de
los expertos.
· El miedo a cometer errores: Como si con otros tipos de pensamientos más
“normales”, como el lógico no los cometiéramos.

· La desconfianza en las propias capacidades creativas: que muchas veces están
latentes pero no han tenido oportunidad de salir a la luz precisamente por los otros
obstáculos.
· La excesiva presión del tiempo: que nos obliga a tomar decisiones rápidas,
entonces acudimos más fácilmente a las decisiones habituales.
· El miedo a quebrantar las normas del grupo: los estereotipos son también
obstáculos para el pensamiento Creativo pues trazan las normas de conducta que
deben seguir los que tienen determinada edad, sexo, raza, estatus o pertenecen a
determinado grupo social.
· La dicotomía juego–trabajo: como si lo creativo fuera jugar, no trabajar, y por el
contrario, el trabajo siempre debiera ser rutinario y aburrido. [índice: "Cómo resolver conflictos"]