LA Clave es "LA ESTRATEGIA"

Continúa de entrega anterior

En la jungla empresarial todo depende del camino que decidas tomar. Sin embargo, muchas personas tienden a cambiar constantemente de vía al no encontrar claridad en lo que hacen. Pues, ¡mal! Si nos encontramos perdidos en una jungla, literalmente hablando, es preferible elegir un camino y seguirlo hasta salir de ella; cambiar de decisión constantemente trae como consecuencia las temibles caminatas en círculos. No obstante, es obvia la importancia de hacer una buena elección en primer lugar.

En el tema anterior citamos el ejemplo de Walt Disney, y la forma en que superó ciertos obstáculos. Cuando él enfrentó su primera caída y se levantó, sus amigos estuvieron a su lado para apoyarlo, y esto no es algo casual ni de poca importancia. Debes rodearte de amigos que compartan tus intereses y tu visión de emprendedor, que te contagien el espíritu de lucha. Es como si jugaras tenis con alguien mejor que tú: con el tiempo subirás tu nivel de juego, y tal vez llegues a superarlo.

Además, es importante que te hagas una reputación, y que demuestres tus talentos en todo momento. Hacer un buen trabajo de grupo junto a un compañero universitario puede lograr que él te recomiende a alguna empresa; si por el contrario, demuestras incompetencia e inconstancia, se te pueden estar cerrando puertas sin que tú mismo te percates de ello.

Debes buscar amigos en empresas importantes, que te puedan brindar la oportunidad de crecer. Asociarte a un equipo ganador significa recibir experiencia de los mejores, aprender una ética de trabajo correcta y, lo más importante, crearte una lista creciente de contactos en el mundo empresarial.

Bien, si ya te encuentras metido en la “olla” empresarial y tienes una buena lista de contactos, debes desempolvar un concepto del que ya hemos hablado repetidamente: la constancia. Demostrar tu talento y tus potenciales de emprendedor en todo momento mantendrán tu reputación en alza, sino la mejoran. Muchos emprendedores se estrellan porque, a pesar de que tienen buenas ideas, no tienen una buena reputación. Recuerda que los empresarios e inversionistas no sólo patrocinan ideas, sino también personas, y se ocuparán por saber quiénes son.

Ahora bien, si tienes una buena reputación, te llegó la hora de empezar a agitar los arbustos para centrar la atención en ti. Si ya tienes experiencia y conoces el día a día del área en la que quieres desarrollar tus conocimientos, de seguro tu iniciativa ya ha comenzado a destellar. Es el momento de que comiences a desarrollar ideas.

No es sólo cuestión de que te sientes a pensar en algo nuevo e innovador porque más nadie lo haya hecho. Si tienes los ojos bien abiertos notarás que existe algún problema no resuelto; algún sector de la población o del mercado empresarial está demandando un servicio que nadie les provee. Crea tu idea en función de hacer la vida más fácil a tus potenciales clientes, y si la mercadeas bien, tendrás tu camino al éxito asegurado. Más adelante ahondaremos en el tema de la idea.

  • Los errores más comunes de los emprendedores novatos

  • No somos las primeras ni las últimas personas que ha pensado en dar inicio a una empresa propia. Muchos en el pasado lo han intentado y fracasado, pero nosotros no debemos preocuparnos por esto; por el contrario, aprovecharemos y aprenderemos de la experiencia ajena. No cometeremos los errores que ya han cometido otros.

  • Delegar o no delegar, he ahí el dilema

  • En primer lugar, muchas veces una vez que la empresa comienza a agarrar forma, los empresarios comienzan a contratar personal que lleve a cabo labores más específicas. Pero debes tener siempre presente que se delegan funciones, pero nunca responsabilidades. Recuerda que el patrimonio que está en juego es el tuyo, y mantente siempre enterado de las labores que llevan a cabo tus empleados.

  • Las limitaciones de la cobija

  • También es importante que te administres bien en el período inicial de tu empresa. Por lo general los emprendedores novatos tienden a justificar grandes gastos con la excusa de imagen frente al cliente o incentivo para los empleados. La realidad es que debes arroparte hasta donde te llegue la cobija. Deja de lado lo que tú quieres y concéntrate en la realidad económica del momento.

  • Utilidades

  • Hay dos palabras que tienes que tener bien claras: utilidades y créditos. El hecho de que tengas muchas ventas no garantiza que vayas a tener buenas utilidades. Esto sólo será así cuando las utilidades que te generen las ventas superen los créditos otorgados a tus clientes. La multiplicación del valor de tus activos por el costo del dinero invertido te dará una idea exacta sobre la razonabilidad de las utilidades que obtienes.

  • Al pan, pan y al vino, vino

  • A veces puede ser que tengas utilidades pero no las veas. ¿La razón? Bueno, sorprendentemente resulta muy común que los dueños de empresas mezclan sus gastos personales con los de la empresa. De esta forma, aunque la compañía genere utilidades, éstas no alcanzarían para cubrir los gastos personales del dueño. Además, a nivel fiscal esta práctica podría traerte serios problemas legales. Es bueno tener asesoría en este aspecto, pero siempre debes mantener control sobre tu chequera.

    F. El arte del Benchmarking

    Es importante que conozcas a tu competencia. Los negocios son una guerra, y debes explotar las debilidades de tus rivales. Sin embargo, recuerda que hay un sólo campo de batalla y es el mercado. Para posicionarte bien debes mantenerte al nivel de tu competencia y tratar de ofrecer productos de mayor calidad y menor precio.

  • Un constante devenir

  • Una vez que tu empresa está montada y posicionada es importante que no te quedes dormido. Vivimos en un mundo de avances tecnológicos, y es muy importante que te mantengas al tanto de las nuevas tendencias. Conocer a tu competencia es sólo parte del proceso, tú debes crear un departemento de investigación lo suficientemente capacitado para desarrollar nuevas ideas para tus productos / servicios.

    Además, recuerda que así como ganaste tus clientes fácilmente los puedes perder también. Es muy importante que desarrolles un efectivo servicio de atención al consumidor; una mala voz de una operadora o un artículo defectuoso que no sea reemplazado a un cliente puede tirar por la borda todo el dinero que hayas invertido en publicidad.

    Y así como te preocupas por tus clientes, también mantén contentos a tus proveedores. Y no sólo esto, también debes mantener contacto con potenciales nuevos abastecedores, porque una vasta red de distribución significa más eficiencia en tiempo y dinero.

    Bueno, ya te dimos unos cuantos consejos, ahora queda de tu parte ponerte las pilas y empezar a aplicar los conocimientos. El empresario debe ser dinámico y proactivo, y eso no se aprende en ninguna parte.

    www.HaciaLaCima.com | www.hacialacimablog.blogspot.com | Reenvía este mail