El LENGUAJE y COMUNICACIÓN para Saber Negociar ->

El lenguaje que hay que emplear en una negociación debe ser sencillo y claro, que facilite
la comprensión.

No se trata de impresionar al interlocutor con la riqueza de lenguaje que uno posee sino de
facilitar al máximo la comunicación, evitando malentendidos.
El lenguaje que se utilice debe adecuarse a la persona a la que uno se dirige.
Si se trata de un profesional de la materia se podrá utilizar un lenguaje más técnico; si sus
conocimientos son más limitados habrá que utilizar un lenguaje menos especializado.

Cuando se negocia con un grupo hay que utilizar un lenguaje que sea comprensible
para todos ellos, de modo que les resulte fácil seguir la conversación.

Hay que evitar emplear términos que parte de los presentes puedan desconocer (a parte de
que es poco delicado, puede disponer a parte del grupo en contra).
No obstante, habrá momentos en que se toquen ya temas más técnicos (de ingeniería,
financieros, jurídicos, etc.) donde los especialistas de cada grupo utilizarán un lenguaje más
específico.

Hay que ser especialmente cuidadoso cuando el interlocutor sea una persona
extranjera, con diferente lengua materna.

Aunque pueda conocer nuestro idioma probablemente su dominio sea limitado, por lo que
hay que facilitarle al máximo la comprensión utilizando un vocabulario fácil de seguir.

Si interviene un traductor hay que asegurarse que cuenta con la formación necesaria,
que está perfectamente capacitado para realizar esta labor.
El único modo de tener plena seguridad de que reúne estos requisitos es seleccionando uno
mismo al traductor y no limitarse a aceptar al propuesto por la otra parte.

También hay que prestar atención y tratar de entender el lenguaje no verbal de nuestro
interlocutor.

Este lenguaje se emplea normalmente de modo inconsciente, por lo que resulta muy difícil
de manipular.

Su mirada (nos mira a la cara, evita nuestra mirada, mira al techo, está distraída, mira al
reloj…), su voz (cambia de ritmo, enfatiza frases, resulta monótona, cansina…), sus gestos
(rasgos relajados, tensos, nerviosismo…), su postura, movimientos, acciones (apenas toma
notas de lo decimos, puede que no le interese…).