EL SECRETO DEL ÉXITO

¿Cuál es el problema eterno que se presenta todas las mañanas a todos los hombres sinceros y ambiciosos?

"¿Cómo puedo mejorar mi condición?"

Ese es el problema que te hace frente, y que te perseguirá sin cesar hasta que lo hayas resuelto.

Lee este material cuidadosamente, y tal vez encontrarás la solución a este importante problema que tú y todos los hombres tienen que resolver si esperan poder triunfar.

Para empezar, toda riqueza depende de una clara comprensión del hecho de que la mente –el pensamiento– es el único creador. El gran negocio de la vida es pensar. Domina tus pensamientos, y dominarás las circunstancias.

De la misma manera que la primera necesidad del triunfo es el deseo, así la fórmula del éxito es la FE. Cree que lo tienes. . . Considérelo un hecho, una realidad, y todo lo que anhelas será tuyo. La fe es "la sustancia de las cosas esperadas, la evidencia de las cosas nunca vistas".

Tú has visto a hombres, que no son superiores a ti, lograr lo que parece imposible. Tú has visto a otros, después de años de esfuerzos, realizar de súbito todos sus sueños. Y con frecuencia te has preguntado:

– ¿Cuál es el poder que da nueva vida a sus ambiciones moribundas, que da nueva energía a sus deseos marchitos, que les señala el camino del triunfo?

Ese poder es la fe. Alguien, algo, les dio una nueva fe en sí mismos; y ellos avanzaron y convirtieron su derrota en una hermosa victoria.

Porque la fe en ti mismo es de suprema importancia en todas las luchas, en todos los problemas que te presenta la vida. Y esa fe en tu poder hace todas las cosas posibles.

Tú puedes hacer todo lo que creas poder hacer.

Cuando hayas comprendido eso, cuando lo creas, podrás resolver todos los problemas. Esa es la puerta abierta del éxito. Consérvala abierta. . . esperando recibir todo lo que deseas

Tú mereces todas las cosas buenas de la vida. Por eso, espera sólo lo bueno. No te fijes limitaciones de ninguna naturaleza. Adquiere una actitud mental por medio de la cual esperas el bien sin cesar. Tú sabes que tienes el derecho fundamental a todo lo bueno.

William James, el famoso psicólogo, nos ha enseñado que: "Mientras la mente más hace, más puede hacer" porque las ideas producen energía. Tú puedes hacer más trabajo y puedes hacerlo mejor que hasta ahora lo has hecho.

Tú puedes saber más de los que sabes ahora. Tú sabes que bajo ciertas circunstancias especiales de alegría o entusiasmo, puedes hacer sin fatiga el doble de lo que harías bajo circunstancias ordinarias.

El cansancio es más fastidio que fatiga física. Tú puedes trabajar casi indefinidamente cuando el trabajo es un placer.

Tú has visto a personas enfermizas, personas frágiles que no podrían trabajar una hora, bastarse a sí mismas cuando se encuentran frente a grandes responsabilidades, y hacerse y fuertes y resistentes bajo la carga.

Las crisis no solo aprovechas nuestras reservas de energía, sino que crean nueva energía.

Tal vez tú has sido estorbado por la idea de incompetencia. Tal vez te han dicho con tanta frecuencia que no puedes hacer ciertas cosas, que has llegado a creer que no puedes. Recuerda que el éxito o el fracaso es solo un estado mental. Cree que puedes hacer una cosa, y lo harás.

Hay una enorme diferencia entre la comprensión de nuestra propia habilidad y la determinación de usarla de la mejor manera posible, y un egoísmo ofensivo.

Es absolutamente necesario para todos los hombres creer en sí mismos antes de poder triunfar. Todos nosotros tenemos algo que vender.

Tal vez algo material, tal vez nuestras habilidades, tal vez nuestros servicios. Pero debemos de tener la confianza en nosotros mismos para hacer que los otros nos compren esas cosas a un precio razonable.

Tenemos que levantarnos todas las mañanas con determinación, si queremos volver a la cama por la noche con satisfacción.

Lo único que tienes para triunfar es la mente. Y para que la mente funcione de la debida manera, tiene que estar cargada de optimismo y alegría.

Nadie ha podido jamás hacer algo bueno en un estado mental negativo. Tú trabajas mejor y logras más cuando te sientes feliz y optimista.

¿Acaso te desalienta tu medio ambiente? ¿Crees que si estuvieras en otro lugar el éxito sería más fácil?

Solamente recuerda que tu verdadero medio ambiente está dentro de ti. Todos los factores de éxito o de fracaso están en el mundo interior. Tu puedes formar ese mundo interior –y por medio de él el mundo exterior.

Tú puedes escoger los materiales para formarlo. Si no has escogido bien en el pasado, puedes escoger mejor ahora y formarlo de nuevo. La riqueza de la vida está dentro de ti. Nadie ha fracasado mientras pueda empezar de nuevo.

Haz aquellos que anhelas hacer; la devoción del pensamiento a cualquier objeto, hace ese objeto posible. Tu fe en que puedes hacer algo te da el poder para hacerlo. La fortuna está al alcance de tu mano. Tómala. Te pertenece.

Pero si te acercas a ella con humildad, suplicando, pasará sin mirarte. Porque ella es una coqueta que tiene que ser dominada, que ama la audacia, que admira la confidencia.

Un romano se jactaba de que era suficiente para el golpear el suelo con el pie y que innumerables legiones aparecerían. Y su audacia acobardó a sus enemigos.

Lo mismo sucede con la mente. Da el primer paso, y la mente movilizará todas las fuerzas para ayudarte. Pero lo importante es que empieces.

Una vez que la batalla haya comenzado, todo lo que hay dentro y fuera de ti vendrá en tu ayuda, si luchas con energía, y haces frente a todos los obstáculos con resolución.

No hay fracaso posible en una lucha que tenga por objeto adquirir lo que con justicia deseas en la vida, si sólo comprendes tus poderes y tratas de usarlos con perseverancia y de la debida manera.

Empieza desde ahora a practicar alguna de esas verdades que has aprendido.

¿Qué es lo que anhelas más en la vida? Toma este deseo, concéntrate en el, grábalo en tu mente inconsciente.

Los psicólogos han descubierto que la hora más apropiada para grabar una idea en la mente inconsciente es la que precede al sueño, cuando los sentidos están quietos.

Por eso toma hoy mismo, por la noche, tu deseo, y grábalo en tu mente inconsciente. Todo lo que necesitas en un DESEO sincero y una FE inteligente.

Tú sabes que puedes tener lo que quieres si en verdad lo quieres. Concentra tu pensamiento en esta cosa que tanto deseas. Cree que la tienes. Imagínate que la posees, Siente que la usas.

Haz eso todas las noches Hasta Que Realmente Creas que tienes lo que deseas, y cuando hayas llegado a ese punto Lo Tendrás. -- De Portadores de Esperanza -- Mostrando el Camino que Conduce a tus Sueños