Salir del Confort para Crecer

Al intentar nuevas cosas, ganamos confianza y esa confianza nos hace sentir bien.

Por Jorge Mendoza

Hoy en día todo mundo habla de problemas, pero pocos se atreven a ofrecer soluciones. En estas épocas de desaceleración económica, bien valdría la pena intentar otras estrategias que nos permitan de alguna forma salir adelante y crecer en lo personal y hacer crecer nuestro negocio, aún en tiempos de crisis.

La zona de confort

Muchos de nosotros disponemos en casa o en la oficina de termostatos que regulan la temperatura ambiente. Cuando ésta se torna demasiado caliente, el aire acondicionado se activa automáticamente para reducir la temperatura a un rango aceptable. Cuando la temperatura cae por debajo de cierto nivel, el calentador entra entonces en acción. La "zona de confort" es el rango de temperatura que no es demasiado caliente ni demasiado fría; sino el justo medio.

Nuestra zona personal de confort es aquella en la cual nos sentimos muy cómodos en lo que estamos haciendo, en nuestros trabajos, nuestras vidas y nuestras experiencias. Una zona en la que no tenemos ninguna sensación de riesgo ni de ansiedad. Algunos lo nombran sentirse cómodo, otros lo llaman seguir la rutina.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia zona personal de confort. Tenemos termostatos incorporados a nuestro cuerpo que regulan nuestro nivel de ansiedad, miedo, y malestar. Cuando caminamos fuera de los límites existentes de nuestro conocimiento, habilidades, hábitos y actitudes, comenzamos a sentirnos ligeramente ansiosos. Nuestra tendencia natural es hacer alto y retroceder.

La desventaja de todo esto es que permanecer en nuestra zona de comodidad puede ser muy limitativo. Sólo vemos pasar de cerca las oportunidades y nos estancamos. La complacencia, en este mundo competitivo de ritmo acelerado, puede ser fatal para un negocio y limitar seriamente nuestro crecimiento personal, profesional y empresarial. Si no estamos aprendiendo, intentando nuevas cosas y creciendo, nuestros trabajos y negocios pueden verse deteriorados.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Antes de que Usted se apresure a tomar sus propios riesgos haciendo a un lado cualquier tipo de precaución, intente algunas cosas simples. Conduzca a casa por una ruta distinta. Acuda a un almacén diferente para su abasto de comestibles. Ordene algo del menú que nunca haya probado antes. Duerma en el otro lado de su cama.

Haga un esfuerzo consciente por experimentar. Déjese sentir que el nivel de adrenalina en su cuerpo se incrementa levemente. Permita que su nivel de ansiedad aumente. Sienta que su corazón y la respiración se aceleran. La adrenalina es la droga natural de su cuerpo que, en moderación, hace que Usted sea más agudo, creativo, y ágil de movimientos. Produce la sensación de entusiasmo y de regocijo que acompaña el intentar algo nuevo. Reconozca que también puede causar temor y agotamiento. Algo de tensión es útil, porque proporciona energía. Demasiada tensión puede conducir desde luego a un estado emocional exhaustivo.

Muchos se preguntan por qué desearíamos experimentar la tensión de permanecer fuera de nuestra zona de confort. Simplemente, porque es ahí en donde se da el crecimiento. Igual que un músculo que se hace más fuerte cuando lo ejercitamos más allá de su rango normal de uso, nosotros nos hacemos más fuertes cuando salimos de nuestra rutina. Y al igual que nuestros músculos, una vez que nos extendemos más allá de nuestras capacidades actuales, no regresamos jamás a nuestras dimensiones originales.

Al intentar nuevas cosas, ganamos confianza. La confianza nos hace sentir bien y ser poderosos. Y cuando tenemos confianza de que podemos sobrevivir a nuevas ideas, nos permitimos a nosotros mismos intentar más cosas nuevas.

¿Cuál es el límite?

Obviamente, necesitamos ser realistas en nuestra administración del riesgo. La gente exitosa analiza siempre los posibles resultados al tomar cualquier riesgo. Entonces se preparan para afrontarlos. La gente exitosa toma riesgos, pero no es imprudente ni tonta.

¿Cuáles son algunas de las actividades relevantes que podrían colaborar a su crecimiento personal y profesional?

He aquí nuestro reto para Usted. Haga una lista de unas 50 cosas que, si las lograse, le harían crecer a Usted y a su negocio. Cosas como dar un discurso, escribir y publicar un artículo, comenzar un programa de ejercicio, meditar diariamente, impartir una clase, alimentar a una persona sin hogar, integrarse a un programa de voluntarios, subir una montaña, aprender a tocar un instrumento musical, tomar una clase de danza, negociar una promoción, implementar un Sitio Web en su empresa (disculpe, pero nos fue imposible quedarnos con las ganas de incluirlo en la lista), etcétera.

Entonces, de su lista, seleccione una o dos que Usted esté dispuesto a realizar en un plazo de los próximos 90 días. Programe estas nuevas actividades, y llévelas a cabo. Luego, elija una o dos más y realícelas. Haga del crecimiento personal y profesional un hábito de por vida.

¿Estamos los latinos resguardados en la zona de confort?

Un buen ejemplo de agresividad empresarial es el uso del Internet como una herramienta de negocios. Empresarios y directivos en todo el mundo han expresado recientemente su interés por las nuevas categorías de Sitios Web en Internet, como la categoría .INFO, porque ven una clara oportunidad para proveer la información en línea que es requerida por clientes y socios de negocios. Es una nueva oportunidad para todas las empresas de mercadear sus productos y servicios de diferentes formas.

Los sitios .INFO pueden ser dedicados a proveer información y políticas para el servicio a clientes, o dar acceso a información adicional sobre productos y servicios más allá de lo que se ofrece en los sitios .COM corporativos. Resulta muy intuitivo porque la gente sabrá que podrá encontrar la información ahí.

Más de 500,000 nuevos dominios .INFO fueron registrados en las primeras semanas después de haber sido liberada esta nueva categoría. Los registros provienen de más de 70 países, de los cuales poco más del 50% provienen de Europa (Alemania colabora con cerca del 30% de los registros), 40% provienen de los Estados Unidos y Canadá, un 5% de la región Asia-Pacífico, y América Latina colabora sólo con un 1.2% de los registros.

Al poco tiempo de haber iniciado operaciones, Afilias Ltd., la empresa responsable de administrar los registros de dominios .INFO, estuvo fuera de línea por algunos días a causa de la gran demanda de solicitudes que provocó que sus servidores para Internet se ubicaran en niveles inaceptables de operación.

Este tipo de cosas están ocurriendo hoy en día en el mundo de los negocios y las tecnologías de Internet, sin embargo parece ser que los empresarios y directivos en México y demás países en América Latina no están muy dispuestos a tomar riesgos e invertir en estas tecnologías en este momento.

Por el beneficio personal y de su negocio, evite permanecer resguardado en la zona de confort, hoy más que nunca.

10 Claves para Comenzar un Emprendimiento

1. Establece metas realistas

El primer paso que cada empresaria/o debe dar para la puesta en marcha de una nueva actividad es determinar correctamente el alcance y tamaño de su negocio.

Muchos empresarias/os simplemente se lanzan a la idea de iniciar un negocio, sin comprender lo que la empresa realmente implica: las necesidades financieras, los conocimientos de gestión, y conocimientos tecnológicos, necesidades de recursos humanos. Finalmente se quedan cortos con lo que realmente puede hacer.


Estudia nuevamente la empresa que tienes en mente y determina si está dentro de un rango que realizable y deseable.

2. Planifica tus gastos correctamente

Muchos empresarios inician un negocio sin la menor idea de los costos. O bien sobreestiman el costo, o peor, subestiman los recursos financieros necesarios para capitalizar correctamente el negocio. Esto es especialmente evidente en la preparación de las proyecciones financieras en el plan de negocios.

Algunos empresarios preparar las proyecciones financieras con números que no cuadran con otras secciones del plan de negocios (ej. La sección de Comercialización habla de las campañas televisivas con un presupuesto de $200!). Algunos ni siquiera incluyen una lista de suposiciones para explicar en que basaron sus números. De la nada sienten que sus negocios pueden crecer un 20% el primer año y un 40% el segundo, sin explicar como se puede conseguir ese crecimiento.

3. Financia tu negocio con inteligencia

Para muchos emprendedores no hay una sola fuente que le permita financiar toda la operación. El dinero proveniente de una fuente (por ejemplo: la madre) puede ser suficiente para adquirir las materias primas pero aún así necesitará dinero como capital de trabajo.

Los emprendedores necesitan ver el financiamiento como la suma de las partes de su negocio: lo que tu financias son los activos individuales que necesitas para el negocio.

Te debe preguntar siempre: ¿Cuál es la mejor forma de financiar este activo usando la menor cantidad de dólares por adelantado? La fuente ideal de financiamiento es la que provee el mayor período de pago, al menor interés, requiere poca o ninguna garantía y no demanda responsabilidad personal. Ay, casi un cuento de hadas. Lo siguiente mejor opción es elegir, dadas sus prioridades, lo que tiene más sentido para tí y tu negocio.

4. Pon tu dinero donde fructifique

Los emprendedores de escasos recursos tienen una cosa en común: les falta dinero y a menudo luchan por conseguir capital para su empresa. El capital para la puesta en marcha de una empresa va a una de estas inversiones: "activos fijos" (muebles, mobiliario y equipo), o "activos de trabajo" (inventario y capital de trabajo).

A pesar de la falta de capital, muchos emprendedores invierten la mayor parte del dinero en equipamiento elegante y unas oficinas muy chick (gastos que una empresa que está luchando por surgir puede muy bien obviar). Este es un error común en la toma de decisiones. Los emprendedores exitosos invierten todo lo posible en capital de trabajo –lo que trae cash y ventas- y lo menos posible en activos fijos.

5. ¿Es este el momento adecuado?

El momento oportuno puede ser clave para el éxito de una puesta en marcha. Hay un tiempo apropiado y un mal momento para abrir un negocio, especialmente si tu negocio es de naturaleza cíclica o de localización estacional. La apertura de un espacio minorista en tu shopping mall favorito, o tu propia conveniencia no deberían ser sus razones para iniciar un negocio. Por el contrario, debes planificar detenidamente los meses en que la cresta de la demanda de su producto termina.

6. Controla el efectivo

Dicen que el cash-flow o flujo de fondos es el alma de una pequeña empresa. Y con razón. Tu negocio sobrevivirá sólo mientras tenga dinero en efectivo para pagar sus obligaciones financieras. Con un capital limitado, el flujo de efectivo controla cada decisión en empresas con pocos recursos, y puede ser la única manera de navegar durante su fase inicial.

Una regla clave para emprendedores: sólo cuando tienes suficiente dinero en efectivo puedes siquiera empezar a pensar de los beneficios. Muchas empresas fallan no porque no tienen suficiente capital, sino porque fracasan en planificar apropiadamente la etapa de escasez de capital.

7. Impulsa las ventas

Hacer crecer las ventas depende de varios factores: la naturaleza de la empresa, su ubicación, el nivel de la competencia, y la intensidad de la comercialización y promoción que lleve adelante.

El objetivo de todo emprendedor escaso de recursos debe ser conseguir ventas inmediatamente. Si tienes un préstamo bancario o te financiaste con tu tarjeta de crédito, por ejemplo, tus acreedores no te permiten retrasar sus pagos simplemente porque tú estas todavía en el proceso de desarrollar sus ventas. Quieren cobrar ¡ahora!

Por lo tanto necesitas impulsar la comercialización de tu empresa, quizás con unos volantes esta semana, un pequeño anuncio en el diario local la siguiente, o mediante el envío de gacetillas y contribuir con artículos en revistas, blogs o sites que tu mercado objetivo visita.

La regla clave es dedicar al menos 2 horas diarias al marketing. Conoce los pasos que dará antes y después de abrir para maximizar las ventas y ayudar al negocio a apurar el crecimiento de las ventas.

8. Equilibra tus objetivos de ventas y beneficios

Las ventas y los beneficios no siempre van de la mano. Algunos emprendedores están dispuestos a recortar sus beneficios en un esfuerzo por mejorar las ventas. A menudo el volumen por si sólo no será capaz de compensar la pérdida de beneficios. Trata de mantener la ganancia bruta al menos igual que los promedios de esa actividad. Esfuézate por encontrar el equilibrio entre una sólida política de capturar ventas sin sacrificar los márgenes de beneficio necesarios.

9. Se “delgada/o y miserable”

Una empresa que lucha por arrancar no necesita pesos muertos. Mantiene tus costos fijos bajos y gasta sólo en las cosas que pueden contribuir a mejorar sustancialmente lo esencial (o sea, invierte, no gastes...). Si todavía puedes funcionar adecuadamente desde la oficina que tienes en tu casa, no hay necesidad de arrendar un espacio de oficinas en la zona céntrica. Evita contratar a un empleado permanente si todavía puede arreglarse con personal temporal y estacional.

Cada dólar gastado debe estar directamente vinculado con los ingresos: gasta un níquel (5 ctvs) sólo cuando usted esté segura/o que obtendrá 10 centavos de retorno :-).

10. Domina las herramientas financieras

Como propietaria/o de su negocio, tú eres responsable por la vida y crecimiento de tu empresa. Eso implica saber, no sólo el marketing o los aspectos productivos de su negocio, sino las herramientas financieras que necesitas para gerenciar tu empresa efectivamente. La comprensión de las finanzas de tu negocio te dará el control de su dirección.

Aunque esto puede resultar intragable para algunos emprendedores, conocer el aspecto económico del negocio te dirá donde ha estado, a donde se dirige y cuán rápido llegará. Por supuesto que puedes contratar un contador o alguien que le lleve los libros, pero TU misma/o DEBES entender tu flujo de fondos (cash flow), ingresos, estados de ganancias y pérdidas y el punto de equilibrio (break-even-point).

Secretos para alcanzar metas

Muchas personas sienten que una vida más abundante y feliz está reservada para otras personas, pero ellos están limitados a observarlas pasivamente.

Muchos se encogen con la convicción de que las cosas buenas de la vida no le pertenecen. Que son para otros. Que ellos están en una clase diferente.

Nosotros tenemos el derecho inalienable de buscar la felicidad. Nosotros debemos tener la libertad financiera para matricular y mantener a nuestros hijos en las mejores escuelas, de vivir en las mejores casas, de disfrutar una relación con nuestros seres queridos llena de paz y regocijo.

El mundo esta lleno de ejemplos que demuestran que todo esto es posible para ti.

Lo que una persona obtiene es posible para otras--con límites obvios por supuesto.

Si tú tienes cuarenta años, pesas 190 lbs. Y nunca has montado un caballo, es bien difícil que te puedas transformar en un jockey y ganar la triple corona en los Estados unidos en dos años.

Pero hay muchas otras cosas que tú puedes lograr.

¡Sí! Tú puedes obtener un buen trabajo.

¡S! Tú puedes poner un negocio y tener éxito con él.

¡Sí! Tú puedes tener una buena relación con tus hijos y con tu pareja.

¡Sí! Tú puedes ayudar a tu iglesia, u otra organización

Lo que tú necesitas es un sistema de estrategias y técnicas que te ayuden a obtener estos resultados.

El siguiente plan es el mismo método utilizado por las personas más influyentes y exitosas de todos los tiempos. Yo me he pasado 25 años buscando, estudiando, y descubriendo las estrategias, técnicas, modos de pensar, hábitos y otros elementos indispensables para obtener el éxito.

No te quepa la menor duda de que lo que yo comparto contigo…funciona. ¡Punto!

Antes de empezar, elimina la duda de que estas técnicas no se aplican a ti.

Estas estrategias se aplican a todo el mundo. No importa si has nacido en el lugar más recóndito del interior, en una barriada plagada por el crimen, o si vienes de otro país y no tienes familia, amigos o recursos.

El primer paso es el siguiente.

Primero, decide exactamente lo que tú quieres.

La principal razón por la que los individuos no tienen lo que quieren es simple.

La mayoría de las personas no saben lo que quieren.

La característica más importante para triunfar en la vida es esta. Tú tienes que saber específicamente que es lo que tú quieres.

Triunfadores, en todas las áreas de la vida, han invertido el tiempo necesario para establecer, sin lugar a dudas, cual es el resultado que ellos esperan obtener.

Estos resultados son tan específicos que inclusive tienen la fecha exacta en la que se van a alcanzar.

Al tener claridad acerca de la meta, las personas de éxito le dan instrucciones precisas a su mente.

La mente a su vez recibe estas órdenes y se embarca en la tarea, día y noche, de encontrar la ruta más directa para obtener los deseos mas anhelados.

Por el contrario, la indecisión es la causa más directa de la falta de resultados.

Esto se puede verificar rápidamente cuando le preguntamos a una persona promedio cuáles son sus metas o que es lo que ellos quieren.

Las repuestas son vagas o no existentes.

Muchos contestan cosas como, yo no quiero ser pobre, yo no quiero enfermarme, yo no quiero trabajar donde yo trabajo, etc.

En fin, es una letanía de las cosas que ellos no quieren.

Este tipo de respuestas no conducen a la obtención de resultados positivos.

Esto parece algo sin importancia hasta que le hacemos la misma pregunta a alguien que tiene éxito en la vida.

Las personas que han alcanzado el éxito, la mayoría de las veces, están pensando de una manera diferente.

Ellos están pensando, 24 horas al día, en las cosas que quieren y como alcanzarlas.

Estas personas utilizan sus capacidades intelectuales y recursos físicos y financieros para enfocarse en las metas que se han propuesto.

Las personas que utilizan sus energías para enfocarse a donde van, y como llegar allí, tienen una ventaja abrumadora.

Ellos saben lo que quieren y se concentran con una precisión infalible en sus metas, y por consiguiente, obtienen lo que quieren tarde o temprano.

Nuestra mente es una maquina maravillosa. Ella nos va a ayudar a descubrir las oportunidades y recursos necesarios para obtener las cosas que nosotros le hemos comunicado de antemano que son importantes.

Nuestra mente es tan poderosa e imaginativa que va descubrir--y nos va a revelar--la ruta más directa posible para obtener lo que nos proponemos. De esto no hay ninguna duda.

Estadísticamente, solo el 4% de la población tiene metas claramente definidas. No es de extrañar entonces que solo un pequeño porcentaje de los habitantes de una ciudad disfrute de bienestar financiero y emocional.

Tu habilidad para crear y definir metas específicas es la destreza suprema para conseguir lo que tú más deseas.

Sin metas, vas a moverte toda tu vida sin rumbo o dirección. Serás como una barca que flota--sin velas, sin motor y sin timón--víctima de los caprichos del viento.

Pero con metas, tú vuelas como una flecha. Te movilizas con dirección y fuerza directamente hacia tu blanco.

El concepto fundamental del éxito es el siguiente. No importa de dónde vienes. Lo importante es adónde vas.

Y a dónde vas es algo que tú, y solamente tú, puedes determinar.

Y tú determinas dónde vas cuando decides exactamente que es lo que tú quieres.

Recuerda, tus habilidades son determinadas únicamente por tu imaginación.

Y como tu imaginación es virtualmente ilimitada, entonces nadie puede detenerte en tu búsqueda y adquisición de bienes tangibles e intangibles.

Se dice que el descubrimiento más grande en la historia de la humanidad es el del poder de tu mente para transformar tus pensamientos en su equivalente físico.

Mira a tu alrededor. Todo lo que tu ves en tu entorno fue, en algún momento, solo una idea en la cabeza de alguna persona.

Desde la silla en que estas sentado hasta los viajes al espacio. Todos estos son ejemplos irrefutables del poder de la mente para transformar una idea en una realidad palpable.

Invierte el tiempo necesario para definir exactamente qué es lo que quieres y los pasos siguientes serán más fáciles.

El segundo paso es el siguiente…actua!

Todos tenemos deseos. Todos tenemos cosas que nos gustaría ver, escuchar, percibir, experimentar.

¿Ya tienes una meta específica? ¿Ya sabes lo que quieres?

¡Bien! Ahora es el momento de ponerte en movimiento.

Nada pasa en esta vida hasta que alguien actúe y ejecute un tipo de actividad.

La diferencia entre las personas que obtienen lo que quieren, y los que únicamente se limitan a contemplar los logros y las hazañas de otros, es que los primeros están constantemente en acción para conseguir las cosas…y no esperan que las cosas le lleguen a ellos.

Eso es lo que se llama ser proactivo. Otros lo conocen con el nombre de tener iniciativa.

Acción es el elemento que acelera la obtención de tus metas.

Si aprender sobre el éxito fuera el único requisito para obtener el triunfo, entonces tu éxito estaría garantizado.

Las librerías están repletas de libros que te enseñan cómo hacer esto y lo otro. Todas están llenas de ideas que tú puedes utilizar.

La realidad, sin embargo, es que todo este conocimiento es inútil a menos que tú puedas motivarte a actuar consistentemente en la dirección de tus metas hasta que obtengas lo que quieres.

Ahora que tú tienes una dirección, tienes que dar el primer paso. Y luego el segundo y más atrás el tercero.

Es ahora cuando la autodisciplina te va a ayudar.

Autodisciplina, no es nada más que hacer lo que debes hacer, cuando debes hacerlo, te sientas con ganas de hacerlo o no.

Carácter, es la habilidad de hacer lo que tu dijiste que ibas hacer, mucho tiempo después de que el entusiasmo con que lo dijiste desapareció.

El tercer paso es el siguiente, mira si está funcionando.

No importa que tan activo seas para conseguir el resultado que te propones. Siempre vas a encontrar inconvenientes y retos. Siempre va a ver imprevistos. Siempre va a ver cosas que nadie puede prevenir. Siempre va a haber sorpresas.

Cuando lo imprevisto pase, tienes que ser lo suficientemente flexible como para adaptarte a la nueva situación. Y si es necesario, cambiar lo que estás haciendo.

La definición de locura es “Hacer lo mismo, una y otra vez, y esperar un resultado distinto”.

Si tratas de obtener un resultado y el método que estas utilizando no funciona, tienes que intentarlo de otra manera.

Esto no significa que debes cambiar inmediatamente apenas encuentras el primer obstáculo.

Significa que tienes que desarrollar una sensibilidad para darte cuenta qué es lo que, específicamente, no está funcionando.

Tienes que ser flexible para, sin cambiar tus metas, encontrar una solución al problema del momento.

Y cuarto, persiste hasta que lo logres.

En el análisis final la persona que es más persistente, gana.

Persistencia no es nada más que disciplina en acción.

En la lucha entre el agua y la roca, el agua siempre gana, no a través de la fuerza, sino siendo persistente.

La persistencia mueve montañas.

Uno de los defectos de carácter más dañinos que tienen las personas sin éxito, es el de desistir al primer signo de dificultad.

Cuantas veces nos hemos enfrentado a obstáculos que han detenido lo que hubiera sido un éxito rotundo.

Tenemos que adoptar la misma actitud de los infantes que, después de gatear, deciden que ellos quieren caminar.

Imagínense que un infante decide dar el primer paso y se cae. Tú crees que él se dice “Bueno esto no es para mí, es mejor que me siente y nunca más lo intente.”

¡Por supuesto que no!

El va a seguir intentándolo una y otra vez hasta que lo consigue. No hay que asombrase entonces que la mayoría de las personas caminen.

Nosotros no nos dimos por vencido.

Seguimos intentándolo una y otra vez hasta que lo logramos.

Sin embargo, como adultos, entre más años cumplimos, más nos desanimamos en frente de problemas. Cada pequeña piedra parece una montaña de inmensas proporciones.

No es lo que hemos aprendido lo que es decisivo para nuestro futuro, sino nuestra voluntad de pagar el precio, una y otra vez, hasta que finalmente obtenemos nuestro objetivo.

Tú necesitas disciplina para sentarte a pensar detenidamente que es lo que tú quieres.

Tú necesitas disciplina para crear los planes necesarios para obtener tus metas.

Tú necesitas disciplina para continuamente revisar tus planes.

Tú necesitas disciplina para mejorar tus métodos con nueva información.

Tú necesitas disciplina para usar tu tiempo productivamente y para concentrarte en la actividad más importante en cada momento.

Tomas Alba Edison dijo. “Cuando yo he decidido el resultado que me gustaría tener, trato una y otra vez hasta que finalmente obtengo lo que quiero”.

Si estás determinado a levantarte encima de la mediocridad, sigue estos 4 pasos y tarde o temprano pertenecerás a ese pequeño grupo de personas que han convertido su vida en una obra de arte.

¡Personas así son las que necesitamos! (por Nelson Méndez)