Afrontar y planificar las deudas

Después del divorcio, las deudas y exigencias financieras son la causa de mayor generación de estrés en nuestra vida, ya que nos presionamos al no tener la posibilidad de liquidar en el momento indicado compromisos que hemos acumulado a lo largo del tiempo: Esto también provoca un estado de intranquilidad y desesperación por conseguir lo necesario para cubrir esos faltantes financieros.

El primer paso para llegar a un estado de control es planear los ingresos, organizando nuestros gastos para evitar endeudarnos y aumentar nuestro ahorro.

Planificando podremos evitar circunstancias lastimosas como enfermedades por depresión, falta de sueño o simplemente vivir intranquilos por no tener la posibilidad de resolver la situación económica e imprevistos que puedan suscitarse en nuestra familia.

Plan de acción

Vivir sin deudas e invertir nuestro dinero nos proporcionará la tranquilidad que necesitamos, a continuación le damos a conocer los pasos básicos para realizar el plan financiero que le ayudará a mantener el control de sus finanzas:

1.- Conozca su situación económica, es decir, el patrimonio con el que cuenta, deudas, gastos y diversas responsabilidades que implican salidas innecesarias de dinero.

2.- Realice su presupuesto reduciendo gastos superfluos y destinando un porcentaje de sus ingresos para ahorro o inversión.

3.- Defina sus metas y prioridades, entre ellas se encuentra el objetivo de ahorro y el pago de sus deudas.

4.- Priorice sus deudas para que con el dinero que ahorre después de ajustar sus gastos, lo destine a pagarlas de acuerdo al monto e interés que generan.

5.- Después de pagar sus pasivos, aproveche el momento para elaborar un plan de inversión que incremente su capital y fomente el ahorro.

6.- Contrate un seguro de gastos médicos mayores para que en caso de accidente o enfermedad pueda obtener atención médica sin preocuparse por el egreso que pueda representar.

Una vez eliminadas las deudas de su vida, continúe considerando las acciones antes mencionadas para evitar recaer en éste tipo de problemas que nos ocasionan tantos dolores de cabeza.

Pensar en el futuro

Además, es importante que se prepare para que su futuro y el de su familia esté asegurado, llevando a cabo estrategias financieras que fomentarán en sus hijos la cultura del ahorro, lo cual evitará que ellos tengan malas prácticas financieras que los puedan llevar a situaciones desesperadas.

Por esa razón le aconsejamos seguir las siguientes acciones preventivas para su futuro:

Defina un plan para imprevistos: El ahorro sirve para evitar las presiones por falta de dinero, por eso es importante tener un monto considerable que sirva como patrimonio en casos de emergencia como la falta de trabajo, accidentes, enfermedades o cualquier otro imprevisto que pueda surgir.

Establezca un fondo de ahorro para su retiro y/o vejez: Las instituciones bancarias cuentan con diversos fondos que le ayudarán a tener seguridad económica para el futuro, recuerde que a cualquier edad es importante tener independencia financiera, ya que en ocasiones los hijos o familiares no podrán apoyarlo con recursos y a cierta edad se dificulta conseguir empleo, por esa razón es indispensable planificar.

Fomente el ahorro a sus hijos: De acuerdo a la educación que usted le quiera proporcionar a sus hijos, debe ahorrar desde que nacen para poderles brindar la oportunidad de estudiar en una escuela de prestigio educativo que impulse su desarrollo; además desde pequeño promueva en él esta costumbre para que no sea propenso a deudas y valore el dinero que reciba, esto hará que tenga una vida fructífera y una independencia económica que le ayudará a ser exitoso.

Siempre tenga una inversión: Es importante contar con un patrimonio que le brinde seguridad económica, es decir, un bien inmueble e inversiones que en su vejez o en momentos de crisis le ayuden a mantener su nivel de vida.

Realizar un plan le ayudará a controlar sus finanzas, evitar los gastos impulsivos, identificar sus prioridades y prevenir para el futuro, lo que le proporcionará mayor tranquilidad, evitando preocupaciones de pasivos o de algún imprevisto, además promoverá en sus hijos la cultura del ahorro e inversión.