Seguramente tienes más de lo que crees.

Bill Gates inició su empresa (Microsoft) cuando era un alumno, que por cierto, se dio de baja para trabajar en su sistema operativo. Los fundadores de Hewlett Packard iniciaron sus operaciones desde el garage de su casa. Jeff Bezos, fundador de Amazon, inició la empresa con tan solo US$10,000.

Según un estudio publicado (Origen y Evolución de Nuevas Empresas, Ed Oxford), más de el 70% de las nuevas empresas exitosas en Estados Unidos inician operaciones con financiamiento propio, siendo este muy bajo. Los recursos que son altos son aquellos relacionados no al dinero, sino a los contactos y el conocimiento.
Otra estadística en ese mismo libro señala que el 50% de los emprendedores en Estados Unidos inician su empresa en menos de dos meses desde el día que se les ocurrió su idea.

Al iniciar una empresa, no necesariamente se inicia con la idea original. Por ejemplo, si tu idea es convertirte en un productor y distribuidor de películas, probablemente no puedas iniciar siendo eso, pero quizá empieces siendo un distribuidor de películas en una región poco competida, para en un año ser distribuidor en una zona mas amplia, en dos años iniciar esfuerzos de producción, en tres años tener la empresa que te imaginaste desde el principio. Iniciar un negocio requiere activos iniciales, pero no son tan caros o tan inaccesibles como se cree. A continuación una lista parcial que te puede ayudar a evaluar tus recursos:
Transformando la idea en un negocio:
•¿Ya tienes un estudio de mercado? Si no, visita la página www.siem.gob.mx y/o www.contactopyme.gob.mx. Encontrarás información sobre la industria y competidores. Usa también la información industrial que puedes encontrar en las páginas de los bancos.
•¿Ya tienes un prototipo de tu producto o servicio? Si no, eso es lo primero. Debes de trabajar todos los días en obtenerlo. Por ejemplo, si quieres producir un sistema de lentes para sol que incluye un radio con MP3, difícilmente tendrás un prototipo atractivo, pero por lo menos puedes combinar tu IPOD con tus lentes actuales, mediante cables y audífonos pequeños (todo esto te cuesta unos $5,000) y tendrás un prototipo inicial, no tan atractivo, pero por lo menos podrás encontrar un mercado alternativo que lo quiera adquirir. Otro ejemplo, si quieres ofrecer un servicio de consultoría en logística, desarrolla tu modelo en documentos que puedas imprimir como un folleto en una papelería como Hiper Lumen o Office Max (también te costará como $5,000). Prueba tus servicios en una empresa pequeña a quien no le cobres para ver si da resultados.

•Ya tienes un prototipo, pero ¿ya tienes modelo de negocios? Esto es clave. El producto o servicio prototipo no te sirve de nada si no puedes demostrar que tienes la capacidad de ganar dinero con el. ¿Ya sabes quién puede manufacturar tu producto en forma masiva? ¿Ya sabes quíén lo puede distribuir? ¿Ya sabes quién lo puede vender? ¿Porqué no inicias vendiéndolo a unos cuantos, durante unos meses, para ver como responde la gente?

Activos iniciales:

Activos tangibles:

•¿Tienes ahorros? Úsalos.
•¿Tienes coche? Ya no, desde ahora se llama Equipo de Transporte y Distribución.
•¿Tienes casa? Ya no, ahora se llama Corporativo.
•¿Tienes amigos que le quieren entrar a tu negocio? Ya no, ahora se llaman socios.
•¿Tienes tarjeta de crédito? Úsala, pero con cuidado, es muy cara.
•¿Tienes trabajo actual? Podrías seguir trabajando mientras que le dedicas tiempo completo a tu empresa nueva. Ten cuidado de quedar mal en ambos lados.
•¿Vives con tus padres? Aprovecha, porque eso significa que no te tienes que preocupar por mantener los gastos de una casa.

Activos intangibles:
•¿Tienes profesores que te pueden ayudar? Ya no, ahora se llaman asesores profesionales.

•¿Tienes hermanos, familiares o amigos especialistas en contabilidad, leyes, industria? Ya no, ahora son proveedores de servicios (outsourcing).

•¿Conoces a los proveedores? Pídeles que te dejen pagarles en 60 o 90 días. Eso es financiamiento.
•¿Conoces a los distribuidores de tu producto o servicio? Haz una alianza estratégica con ellos, de manera que se conviertan en socios de tu empresa y no te cobren al inicio.
•¿Conoces clientes potenciales importantes? Pídeles una entrevista y consigue cartas de intención de compra. Eso vale mucho.
•¿Eres alumno de una universidad con incubadora? Acude con ellos, que te pueden aportar recursos importantes.
Esta lista no es exhaustiva, pero puede ayudarte a identificar algunas de las acciones que puedes tomar para iniciar tu empresa.